Marquez vs Pacquiao













Antes de “sentarme” en la ESQUINA NEUTRAL para dar mi criterio de la pelea entre Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez debo confesar que enfrento una disyuntiva: simpatizo con los dos. Pero en Zona de Boxeo no admiten indefiniciones cuando es preciso ofrecer a los lectores un análisis de los contendientes: O Pacquiao o Márquez. Sin más dilación, comencemos.

Pacquiao (53-3-2, 38 KOs) es una máquina infernal de continuos y potentes golpes, principalmente con su mano izquierda, pero con un gancho de derecha que hace estragos. Asemeja a una fiera hambrienta que acorrala a su presa y no desmaya hasta verla desfallecida. Su arma principal es la velocidad, el ritmo… la intensidad. “Desgastar, desgastar, desgastar” parece repetir su mente obsesionada por la victoria.

Ha ganado los últimos 14 combates desde que perdió frente al azteca Erik “El Terrible” Morales por fallo unánime en 2005. Y en esa seguidilla de victorias se incluyen Shane Mosley, Antonio Margarito, Joshua Clottey, Miguel Cotto, Oscar de La Hoya, Ricky Hatton y dos veces el propio Morales, en ambas antes del límite de tiempo en 2006. Un palmarés envidiable ante figuras impresionantes.

A sus 32 años Pacman ha recibido menos golpes que Márquez, de 38, quien con mayor desgaste por el decursar de los años, mostrará si fue una buena decisión ascender hasta los welter o una locura que pague bien caro.

Expongo las palabras de Freddie Roach, entrenador de Pacquiao desde hace 10 años: “Durante mucho tiempo hemos querido esta pelea con Márquez. Manny y yo queremos callar a los que dudan y probar que no hubo ningún robo en las anteriores. Ahora llegó ese momento y vamos a demostrarles quién es el mejor del mundo”.

Este será el tercer choque entre Pacquiao y Márquez. El primero finalizó con empate en la división pluma en 2005 y después hubo victoria para el asiático en la superpluma tres años después.

“Ahora soy un peleador diferente. Uso mis dos manos. Tengo mejor técnica y más movimientos. Me muevo más sobre el ring y poseo mejor fuerza”, ha expresado Pacquiao sobre su paso por el ring en los últimos años, elementos a los que atribuye el próximo triunfo frente Márquez.

Pero “Dinamita” Márquez (53-5-1, 39 KOs) posee la estirpe incansable y arrolladora de los peleadores mexicanos. Por su sangre corre el innato afán de pelea de un gallo de fino, que pica y pica, hasta demoler a su rival;Márquez es disciplinado, técnico, con buena precisión en sus impactos y excelente contragolpeo. Quizás sus mayores preocupaciones sean la edad y el ascenso a aguas turbulentas como el peso welter, categoría en la que perdió ante Mayweather por fallo unánime en 2009.

Ignacio Beristaín, entrenador de Márquez, considera que la situación ha cambiado favorablemente para su alumno.“Pacquiao ahora es más predecible, lo que facilita nuestra estrategia. Antes era un gato salvaje que tiraba golpes de cualquier lado y era más difícil interpretar su boxeo, su actitud y todo su accionar”. Asegura Beristaín que sería injusto no reconocer que el Pacman ha mejorado su boxeo, que sus triunfos han sido frente a grandes estelares, pero también advierte que lo hizo ante adversarios de más peso, más grandes y más lentos que Márquez.

“Juan tiene la fórmula para controlar la velocidad de Pacquiao. Ha peleado con él 24 rounds y el filipino no le ha hecho nada. No hemos planificado algo diferente para este enfrentamiento en el que solo estamos ajustando algunos elementos tácticos”, afirma confiado “Nacho”.

Finalmente y cumpliendo con;el objetivo de esta sección,voy a dar mi favorito. Perdón, mis;DOS favoritos. Márquez en lo sentimental y Pacquiao para llevarse el triunfo por cualquier vía.

Comenta sobre este articulo