may cotto pikEs un reto para cualquier hispano escribir en una sección llamada Esquina Neutral cuando debe analizar el combate entre el puertorriqueño Miguel Cotto y el estadounidense Floyd Mayweather Jr.

En lo personal confieso que el sentir caribeño, de solidaridad con Cotto, puja con fuerza inaudita para “vencer” a la indispensable ética y a los análisis objetivos que exige sin resquicios esta labor profesional.

Más aún, cuando del otro lado está un “gringo”, que en mi caso es lo menos importante, porque no puedo rechazar a un ciudadano del país que me acogió y del cual también soy ciudadano.

El sentimiento “anti-Mayweather” proviene de su actitud, de sus acciones de bajo mundo o de sus expresiones ofensivas e irrespetuosas contra rivales, entrenadores y representantes de la prensa. A diario compruebo que no soy el único que repele cada una de sus extravagancias y desea verlo morder el polvo de la derrota.

Y Cotto es todo lo contrario. Correcto, medido, respetuoso. Un ejemplo de caballero sobre el ring, que irradia simpatías.

Pero Esquina Neutral está diseñada para analizar cualidades boxísticas, tácticas, inteligencia, valor, entrenamiento, dejando a un lado consideraciones subjetivas.

Entonces empecemos… con Mayweather

El “Pretty Boy” a sus 35 años es un gigante del cuadrilátero. Seguro Salón de la Fama tiene una trayectoria inmaculada en 42 enfrentamientos, 26 de ellos concluídos por la vía del sueño. Ha sido campeón del mundo en cinco categorías: superpluma, ligero, superligero, welter y superwelter, todos del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

“Money”, como también se le conoce, asciende por segunda vez a las 154 libras (antes venció por fallo dividido a Oscar de La Hoya hace cinco años), lo que podría disminuir su vertiginosa rapidez y ser un detalle a favor de “Junito” Cotto.

Tal como hizo ante De La Hoya, Mayweather debe pegar repetidamente con su jab y evitar el cuerpo a cuerpo con Cotto, quien posee peligroso gancho de zurda y superior potencia en los puños.

Y aunque Mayweather no pelea desde septiembre cuando ganó por nocaut en el cuarto asalto a Víctor “Vicio” Ortíz, existen pocas dudas que es un virtuoso con extraordinarias facultades, que lleva 14 años siendo campeón.

Precisión, relampagueante velocidad y excelente defensa serán las armas de Mayweather para llevarse la victoria. Pero, ojo, además de exquisita técnica, es un artífice del engaño, de los movimientos de torso y cuerpo, que evitan las arremetidas de sus rivales. Si logra aplicar sus recursos, será el vencedor.

Y Cotto, ¿qué?

Con 31 años, Cotto exhibe récord de 37 victorias, 30 por KO y dos reveses. Es campeón superligero, welter y superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y viene de tres victorias consecutivas, la última en forma convincente por nocaut en el décimo frente al mexicano Antonio Margarito.

Guerrero indiscutible, con poderoso gancho de izquierda, Cotto tuvo un renacer con la inclusión del cubano Pedro Luis Díaz como su entrenador principal. La victoria ante Margarito en el Madison Square Garden, de Nueva York, le hizo reverdecer laureles y considerarlo un adversario difícil para “Pretty Boy”.

Necesita mantenerse en la corta distancia y no desmayar en el golpeo para neutralizar la velocidad de Mayweather, algo bien difícil frente a los desplazamientos de su adversario.

Debe estar en excelentes condiciones físicas para presionar y establecer el ritmo de la pelea desde el principio y a lo largo de los 12 asaltos. Aprovechar cada brecha de Mayweather y colocar su poderosa izquierda, la que le ha reportado grandes beneficios a lo largo de su carrera.

“Tiempo, ritmo y anticipación” conforman el ingrediente para neutralizar a Mayweather, expresó Díaz, quien está seguro que Cotto se llevará la victoria.

¿Romperá Cotto el invicto de Mayweather el 5 de mayo? ¿O continuarán las insolencias del “Pretty Boy” gracias a su inmaculada carrera?

Me encantaría que al final del combate el árbitro Tony Weeks alzara el brazo de Cotto. ¿Y a Ud.?

Comenta sobre este articulo