MG 2704A los 36 segundos del segundo round, todo acabó para el mexicano Omar “el lobito” Soto, retador al título mundial minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) que ostenta el nicaragüense Román “chocolatito” González. 

Apenas sonó la campana del segundo round, el chocolatito se fue encima de Soto con una andanada de golpes, que culminaron con un fulminante gancho de derecha y un uppercut de izquierda a la barbilla que enviaron a la lona al retador, quien no se pudo levantar a la cuenta de diez, en una pelea celebrada en Las Vegas, Nevada el pasado sábado 1 de octubre de 2011.  Fue la tercera defensa del título para González, todas ellas contra peleadores mexicanos.

Con apenas 24 años y un impresionante record de 30 peleas sin derrotas, 25 de ellas resueltas por la vía del  nocaut,  Román González se consolida como uno de los mejores peleadores del mundo en las divisiones menores, pues ya ha sido campeón del mundo en dos categorías, el peso paja (105 lbs.) de la AMB, que ganó por nocaut en el cuarto asalto contra el campeón japonés Yutaka Niida, en Yokohama, Japón, el 15 de septiembre de 2008, y el título minimosca (108 lbs.) que obtuvo en Tokio, Japón, el 24 de octubre de 2010, noqueando en dos asaltos al mexicano Francisco “Chiquita” Rosas.

El depurado estilo de boxeo de González recuerda al del desaparecido campeón Alexis Argüello, y no es para menos, pues fue el mismo Argüello quien habiendo visto el potencial del muchacho, lo acogió en su gimnasio y le enseñó personalmente las artes de este deporte. Su principal arma es su demoledor gancho de derecha, que ha enviado a la lona a la mayoría de sus oponentes.

El pugilismo corre por la venas de este joven boxeador de pegada fulminante y elegante técnica, oriundo de una humilde barriada de Managua, ya que su abuelo, su padre y sus tíos han sido boxeadores también.

Nacido en una tierra de boxeadores de casta, “Chocolatito” González es parte del “club” de nicaragüenses bicampeones mundiales de boxeo, junto con Alexis Argüello, Rosendo Álvarez, Adonis Rivas, Ricardo Mayorga y Luis Pérez.  Sin embargo, de todos ellos es González quien ha tenido un inicio meteórico, pues obtuvo su primer campeonato mundial solo 15 meses después de haber saltado al profesionalismo.

 De momento, el “chocolatito” González le ha lanzado un reto al recientemente coronado campeón mundial minimosca por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el mexicano Adrián “confesor” Hernández, de 25 años, para un combate que buscaría la unificación de los títulos.  Hernández arrebató el título a su compatriota Gilberto Keb el pasado 1 de mayo de 2011, en una controversial pelea, cuando el médico del ring consideró que el campeón no podía continuar, luego de 10 rounds de intenso combate. Hernández ostenta un record de 22 triunfos, una pérdida y un empate, con 14 nocauts.

Comenta sobre este articulo