ali111114nt

Mohammed Alí, Larry Holmes y Don King encabezaron las honras fúnebres a Joe Frazier, pero otras miles de personas desfilaron por su féretro durante dos días en un templo bautista de Filadelfia.Fue el merecido adiós que el mundo del boxeo le tributó a uno de los grandes pesos pesados de la historia y el primero que envió a la lona a Alí, quien resultó uno de los más afectados durante las exequias.

En una parte del sepelio, que se extendió por más de dos horas, Alí no pudo contener los sentimientos y desafiando las limitaciones por el Mal de Parkinson se levantó de su asiento y comenzó a aplaudir en señal de respeto a su enconado rival.También el reverendo Jesse Jackson pronunció un emotivo discurso en que solicitó a todos ponerse de pie como una “muestra de amor” por el fallecido.

Frazier, de 67 años, luchó durante un mes contra un cáncer hepático que lo fulminó; su debilitada anatomía no pudo resistir los embates de la terrible enfermedad, implacable sin tener en consideración que vencía a un grande del pugilismo mundial.

“Smokin” Joe falleció en un hospicio de Filadelfia, donde se encontraba internado en fase Terminal y sin esperanzas de prolongar su existencia, que tuvo como inicio y final un punto: la pobreza.“Joe es un boxeador que no se rinde. Vamos a cruzar los dedos y esperar un milagro”, dijo Alí en sus oraciones cuando supo la dolorosa enfermedad que padecía Frazier. Pero las plegarias resultaron insuficientes y el milagro no ocurrió.

Peso completo de baja estatura para la división, Frazier demostró dinamita en su gancho de zurda. Pero esa pegada excepcional y sus triunfos no resultaron suficientes para proveerle una vida holgada al final de su existencia, sino por el contrario sufrió muchas limitaciones. Vivió un buen tiempo en el mismo lugar que lo convirtió en ídolo mundial: un gimnasio, donde entrenaba a algunos jóvenes y en ocasiones firmaba autógrafos a admiradores y curiosos.

Elegido al Salón de la Fama, enfrentó a Alí en tres históricas peleas entre 1971 y 1975. Pudo triunfar en la primera en el Madison Square Garden, pero después Alí se desquitó en el mismo lugar tres años después y también salió airoso en Manila, Filipinas en 1975.Frazier había conquistado la corona mundial al propinar nocaut a Jimmy Ellis en 1970 en el Garden. La defendió en cuatro ocasiones hasta que George Foreman se la arrebató en 1973. Otro revés ante Foreman en 1976 puso fin a su carrera boxística.

Comenta sobre este articulo