rigondeaux pekEl cubano Guillermo “El Chacal” Rigondeaux (8-0-0, 6 KOs) intentará arrebatarle la corona supergallo de la Asociación Mundial de Boxeo al estadounidense Rico “Suavecito” Ramos (20-0-0, 11 KOs) el 31 de diciembre, en Anaheim, California.

Rigondeaux, de 31 años, conquistó el título mundial interino de las 122 libras ante el panameño Ricardo Córdoba, en noviembre de 2010 y después lo retuvo al propinar contundente nocaut en el primer asalto al local Willie Casey, en Dublín, Irlanda, el 19 de marzo.

A pesar de su experiencia en las filas amateurs, que incluye las coronas olímpicas en 54 kilos en Sydney-2000 y Atenas-2004, “Rigo” no tendrá un camino fácil ante Rico, quien se mantiene invicto en 20 pleitos, con 11 nocaut, lo que contradice su sobrenombre de “Suavecito”.

Sin embargo, el apoderado del caribeño, Gary Hyde, subestima a Rico, al que considera un trampolín necesario para buscar una pelea ante el filipino Nonito Donaire (27-1, 18 KOs), dueño de las fajas del CMB y la OMB y vencedor por fallo únánime en su más reciente combate ante el argentino Omar Narváez, en el Madison Square de Nueva York.

“Estoy totalmente confiado y veo a Rigo ganar por KO antes del sexto asalto”, se atrevió a asegurar Hyde. “Ramos pega muy duro, pero no tendrá un blanco fácil en Rigo, al que los sparring aseguran es un fantasma sobre el ring con mucha movilidad y que resulta difícil impactarle. Y después de Ramos estamos interesados en un combate con Donaire”.

La pelea Rigondeaux-Rico llegó a través de una subasta en Panamá, luego de diferencias y acuerdos frustrados por la bolsa de ganancias entre la promotora Top Rank, que representa los intereses del cubano, y la Goossen-Tutor, de Ramos.

Rigondeaux, nacido el 30 de septiembre de 1980, en Santiago de Cuba, en el oriente de la isla, ganó siete veces consecutivas el título nacional de los 54 kilos del 2000 al 2006. En más de 400 combates solo sufrió solo 12 reveses, el último ante el ruso Agasi Mamedov, en 2003. El “Chacal” abandonó junto a su compatriota Erislandy Lara, ahora también en las filas profesionales, la delegación cubana que participaba en los Juegos Panamericanos, en Río de Janeiro, en 2007. Pero fueron detenidos y devueltos a la isla.

Meses después ambos consiguieron salir del país por diferentes vías y llegar a Miami, donde residen y compiten como peleadores rentados.

Comenta sobre este articulo