riosvemurrayEl méxico-estadounidense Brandon Ríos (29-0-1, 21 KOs) retuvo su faja de campeón mundial de peso ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) al vencer por nocaut técnico en el undécimo round al británico John Murray (31-2-0, 18 KOs) en pelea disputada el 3 de diciembre en el Madison Square Garden, de Nueva York, que antecedió el combate estelar entre el puertorriqueño Miguel Cotto y el mexicano Antonio Margarito.

Para Ríos constituyó un gran regalo retener su corona y preservar el invicto, basado en su mejor boxeo, la potencia de su pegada con la derecha y un efectivo gancho de izquierda que penetró reiteradamente la guardia de Murray, quien demostró una asimilación y valentía dignas de admiración.

Ya al término del primer asalto, el británico sangraba por la naríz y su rostro mostraba las huellas del golpeo constante de Ríos, pero en el segundo el méxico-estadounidense se dejó enredar en el intercambio de golpes en el cuerpo a cuerpo y eso permitió al europeo disminuir la evidente superioridad de su rival.

Los inicios del tercer round mostraron un par de minutos de intercambios en el centro del cuadrilátero, pero en el minuto final Ríos contragolpeó con efectividad, aunque cerca de la conclusión del tiempo reglamentario, Murray pegó un buen gancho, al cual el méxico-estadounidense respondió con una sonrisa, como para demostrar que el impacto no le había afectado.

Mejoró Murray en el cuarto, aunque su adversario nunca dejó de tirar y en el quinto parcial del pleito pactado a 12 mantuvo su sistema de combate en la corta distancia, para neutralizar el mejor boxeo y la potencia de los golpes desde larga distancia de Ríos, quien se dejó robar la iniciativa y perdió ese asalto.

En el sexto estuvo Ríos más efectivo, basado en un eficaz jab de izquierda seguido por un indetenible recto de derecha, a lo cual adicionó un letal gancho de izquierda en la corta distancia que hizo visible daño al británico, quien al término del round sangraba profusamente de la nariz, y tenía inflamados ambos pómulos.

En el octavo, otra vez fue puesta a prueba la asimilación del europeo que aguantó de todo, en una desventaja en el golpeo que por momentos fue de cinco a uno, y con ventaja en las tarjetas de los tres jueces Ríos salió a boxear en el noveno, al parecer convencido de que Murray estaba capacitado para soportar todo su arsenal, y lo mejor era preservar el favorable margen acumulado en el resto de la pelea.

Pero tanto va el cántaro… que en el undécimo asalto los reiterados golpes de Ríos tras conectar dos demoledores ganchos de izquierda obligaron al árbitro a detener la acciones para evitar un castigo innecesario al valiente pugilista del Reino Unido.