julio-la-cruzCarece de la pegada fulminante de un Félix Savón o Teófilo Stevenson, pero su velocidad de piernas y movimientos felinos en el ring bien pudieran abrirle paso al medallero en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 a Julio César La Cruz.

Quizás cuando le llegue la noticia se sorprenda. El peso semicompleto ganó este lunes el premio al mejor deportista de la isla en el 2011.

¿Pero desde cuándo un boxeador no era elegido el más destacado de Cuba?

Guillermo Rigondeaux, doble titular olímpico, fue el último en el 2006 en alzarse con ese pergamino.

Dos años después desertó para probarse en el mundillo del profesionalismo, donde marcha invicto y se alista para pelear contra el puertorriqueño Rico Ramos en enero.

Cuba, cuna de astros desde Eligio Sardiñas, Kid Chocolate, hasta los olímpicos Rigondeaux, Mario Kindelán, Savón o Stevenson, quiere retornar a la cima que le convirtió en la nación con más coronas olímpicas, 32 oros, en el boxeo aficionado.

Ahora tras dos oros en el Mundial de Bakú los reflectores apuntan hacia La Cruz, un joven de 22 años.

Se trata de la nueva cara del boxeo cubano tras un rosario de deserciones que vieron dar paso atrás a uno de los deportes favoritos de la isla.

En los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 después de archivar oros sucesivamente desde Munich 1972 hasta Atenas 2004, la escuadra de la isla se fue sin preseas áureas. Fue toda una decepción.

“El trabajo con las pesas te fortalece y permite mayor movilidad sobre el ring, evitando el cansancio. Pero lo más importante en mi actual estado competitivo ha sido la mejoría en la técnica de golpeo”, dijo La Cruz en una entrevista con un medio local.

DOS DERROTAS EN 2011

El camagüeyano tuvo récord en 2011 de 34 éxitos y sólo dos derrotas.

Además de conquistar el cetro en el Campeonato Mundial para aficionados en Bakú, Azerbaiján, y los Juegos Panamericanos de Guadalajara, México, otros éxitos le marcaron la ruta para ser elegido el mejor del año que concluye.

En Bakú venció al bielorruso Mikhail Dauhliavets por 25-11. Después superó al turco Caner Sayak por 17-7, el alemán Enrico Koelling por 8-6, el australiano Damian Hooper por 14-13, a Mekhontsev por 21-15 y por el oro se impuso al kazajo Adibek Niyazymbetov por 17-13.

Las derrotas este año fueron en el torneo Memorial Bosksai, de Hungría frente al ruso Nikita Ivanov, subtitular europeo, y en el certamen de Strandja, de Bulgaria, donde cayó en su primera presentación contra el también ruso Egor Mekhontsev, campeón olímpico y mundial.

Tras estos resultados, el cubano ascendió a la cúspide del ranquin mundial de su división con un total de 1.800 puntos, según la clasificación establecida por la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA).

Comenta sobre este articulo