mgm new yearEstados Unidos siguió siendo este año la gran meca del boxeo, donde se celebraron las peleas profesionales más importantes y mejor pagadas, y nuevamente el talento hispano volvió a sobresalir de manera descollante con sus actuaciones, y una buena cantidad de cinturones conquistados para sus vitrinas, mientras que el peso welter filipino Manny Pacquiao ratificó su condición como mejor boxeador, y el mundo lloró la muerte de uno de los más grandes púgiles de la historia, el peso pesado Joe Frazier, quien perdió su último combate peleando contra un mortal cáncer en el hígado que finalmente lo venció.

Una vez más los grandes combates se realizaron en los espléndidos casinos de Las Vegas y en la mítica plaza del Madison Square Garden en Manhattan, Nueva York, donde el protagonismo fundamental lo tuvo la división de los pesos welter, con combates en discusión de las fajas de las distintas organizaciones, muchas de ellas con recompensas en metálico de muchos millones de dólares, como la sostenida entre el asiático Manny Pacquiao y el mexicano Juan Manuel Márquez, ganada por el primero en la más mala de las tres peleas sostenidas entre ellos. El mexicano se llevó en sus bolsillos 10 millones de dólares, mientras el carismático filipino se guardó nada menos que ¡30 millones de dólares!

Si esta pelea revancha entre Pacquiao y Márquez no fue totalmente lo esperado, mejor resultó la realizada entre el puertorriqueño súperwelter Miguel Angel Cotto y Antonio Margarito, mayoreada todo el tiempo por el primero con un boxeo de lujo muy técnico, y de efectivas combinaciones que, acertadamente, obligaron al médico del combate a detener la pelea en el noveno asalto.

Ahora, si se trata de hablar de lo mejor del año en el boxeo, es imprescindible aunque sea brevemente, apuntar algunos de los nombres de quienes escenificaron varias de las mejores batallas en el año 2011. La sostenida el 15 de julio entre el peso mediano Jr. dominicano Delvin Rodríguez y el polacoamericano Pawel Wolak, quienes se fajaron “a palo limpio” desde que sonó la campana y concluyó con un empate. Volvieron ellos a pelear en diciembre de este año en tremendo combate y esta vez ganó el dominicano.

También aquella otra entre el mexicano Erik “El Terrible” Morales y el argentino Marcos Antonio “El Chino” Maidana, ganada por éste último por decisión en una pelea de los superligeros donde ambos se entregaron al máximo.

Asimismo llamó la atención la reyerta entre los pesos moscas entre el mexicano Hernán “Tyson” Márquez y Luis “Nica” Concepción, en la que el primero se adueñó del título de la Asociación Mundial de Boxeo. En ningún momento de la pelea los gladiadores cedieron un ápice, se afincaron en sus zapatillas para constantemente intercambiar golpes, y caminaron todo el ring dándose con todo en una pelea cruenta, brutal, de poderosos golpes, que concluyó en el undécimo asalto por nocaut técnico. También excelente resultó la escenificada entre los welter Víctor Ortiz y Andre Berto, quienes se midieron de tú a tú, con beneficio para el zurdo mexicano que colocó mejores golpes e incluso derribó a Berto, en pleito efectuado el pasado 16 de abril en Connecticut

Un welter que regresó al ring este año fue el campeón mundial invicto, Floyd Mayweather, quien en una pelea mala, sucia y poco vistosa, se impuso por nocaut técnico en el cuarto asalto al mexicano Víctor Ortiz, a quien lo despachó de un derechazo a la mandíbula cuando inocentemente se encontraba con la guardia baja esperando chocar los guantes para continuar la pelea. Esto ocurrió después del mexicano haber sido castigado con un punto, por un cabezazo intencional.

También reapareció con victoria en el año 2011 el veterano Roy Jones, quien dispuso por decisión de los jueces de Max Alexander, y conquistó la faja de los pesos crucero. Este triunfo le abrió las puertas para en el 2012 volver a escalar el cuadrilátero, pero esta vez en combates más exigentes, y en defensa de su cinturón de la Organización Universal de Boxeo.

Dos de las figuras jóvenes más relevantes en el año que termina fueron los pesos mediano Jr. mexicanos Saúl “Canelo” Alvarez y Julio César Chávez Jr, quienes fulminaron por nocauts a sus rivales, Kermit Cintrón y Peter Manfredo, para dejar claro que están listos para empeños mayores en una división que cuenta con varias figuras de fuerza y que se ha convertido en una de las de mayor rivalidad, a instancia de la gran sequía de la división de los pesos mayores, liderada por los hermanos Vitali y Vladimir Klitschko, quienes ganaron todos sus combates por KO, y emergen como los mejores en la división una vez más. Eso sí, no se puede perder de vista a una nueva revelación de la división, el norteamericano Seth Michell, quien en 24 combates está invicto y ha ganado antes del límite en 18 ocasiones.

Una de las grandes sorpresas del año la brindó el superligero estadounidense Lamont Paterson, quien se impuso por decisión dividida al inglés Amir “King” Khan en combate celebrado el 10 de diciembre en Washington, donde el árbitro Joe Cooper penalizó con dos puntos en diferentes asaltos al campeón sin previa advertencia. Si mal estuvo el arbitraje en este encuentro, peor fue la actuación de los jueces en el combate sostenido por el mediano cubano Erislandy Lara y el estadounidense Paul Williams, quien recibió una verdadera lección de buen boxeo. Lara golpeó constantemente con su mano izquierda, en forma de directo, al rostro del larguirucho púgil, quien jamás pudo esquivar los efectivos golpes y, al final, lo dieron vencedor. Sin duda esa fue la peor decisión en el año 2011.

La nota de dolor más relevante resultó la muerte por cáncer de hígado del campeón mundial de los pesos completos Joe Frazier, el hombre que le quitó el invicto a Mohammed Alí en el año 1971 en el Madison Square Garden, en la primera de sus tres peleas. El varias veces campeón mundial también conquistó la medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Hubo otras muertes en el ring a consecuencia de golpes recibidos, la más reciente entre ellas la del joven ruso Román Simakov, de 27 años de edad, quien fue noqueado por Serguéi Kovaliov en el séptimo round después de recibir varios golpes contundentes al hígado y a la cabeza. Ya en el sexto asalto había caído a la lona. Era el campeón de Rusia y tenía récord de 19 peleas ganadas con un solo fracaso. Fue su primera derrota por KO, la última de su joven y prometedora carrera.

Tampoco escaparon los escándalos que tuvieron como protagonistas a figuras reconocidas dentro y fuera del ring. La más sobresaliente la dio a conocer el propio ex campeón mundial Oscar de la Hoya, quien declaró que enfrentaba serios problemas con el uso de sustancias prohibidas y de alcohol que lo habían llevado a un centro de rehabilitación. Otro bien conocido y con buen expediente con la justicia, Floyd Mayweather Jr. estuvo de corte una vez más por violencia doméstica, acusado de golpear y amenazar a su ex novia.

A la cárcel por una noche fue a parar el cubano excampeón mundial de los pesos pluma, Yuriorkis Gamboa, acusado de violencia doméstica; al puertorriqueño excampeón mundial de peso mínimo y ligero mosca, Iván Calderón, lo involucraron en un problema de drogas debido a que en una de sus casas fueron confiscados 225 kilogramos de cocaína. Por otra parte el boxeador Tomás Rojas dijo hace unas semanas en el programa XEU Deportes, de México, que aceptó caerse en la pelea con Jorge “Travieso” Arce en el año 2007, a cambio de recibir 100 mil pesos mexicanos, unos ocho mil dólares.

Hasta el joven campeón mediano Jr.mexicano, Saúl “Canelo” Alvarez, tiene una demanda en su contra por una supuesta agresión al campeón mundial mosca Jr. Ulises Archie Solís. Y otra más que ocurrió en el mes de noviembre: el excampeón mundial cubano Joel Casamayor dio positivo por el uso de mariguana, después de la pelea que sostuvo en Las Vegas con Tim Bradley, quien lo derrotó por nocaut técnico en el octavo round, en pelea deslucida de principio a fin donde el caribeño poco o casi nada hizo por el triunfo.

Las buenas peleas salvan al boxeo que cuenta con millones de seguidores en todo el mundo, ojalá siga creciendo en calidad, pero más allá se impone también contar con mejores árbitros y jueces que no empañen la buena lid de los corajudos gladiadores y, claro, también es menester que más allá del ring quienes son ejemplo para tantos niños y jóvenes mantengan una buena conducta social. Ese es otro gran reto. ¡Salud por un gran año en el boxeo en el 2012!

Comenta sobre este articulo