jaziminEn la vida casi siempre las primeras veces suelen ser complicadas. Como regla vienen acompañadas de elevadas dosis de presión, pues fallar puede ser traumático. Quizás esa sea una razón de peso para que Yazmín “Rusita” Rivas sea en extremo exigente con su entrenamiento de cara a su primigenia defensa del título gallo de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

La Rusita (23-7, 9 KOs) se encuentra al 80 por ciento de su capacidad y sin problemas de peso, cuando le restan poco más de dos semanas (4 de febrero) para exponer su cinturón contra la guyanesa Shondell “Dama Misteriosa” Alfred (13-5, 4 KOs) en Río Bravo, Tamaulipas.

Tras una sesión de entrenamiento, la chica natural de Torreón, México, comentó que la condición de campeona mundial constituye doble compromiso porque no puede darse el lujo de ceder el cinturón mundial y defraudar a la empresa que la patrocina.

“Batallamos mucho para lograr el título, ahora el compromiso es doble y la preparación tiene que ser al doble. Queremos demostrar por qué estamos aquí. Además, quiero trascender mucho más”, explicó tras la extenuante práctica en el Steel Gym, en Gómez Palacio.

“Ya estamos en la última fase de preparación, la etapa fuerte y está por terminar, tuvimos boxeo a 8 rounds y me sentí fuerte y rápida, esperemos que con el entrenamiento que hemos tenido nos dé para ganar sin mucho apuro”, enfatizó.

Acerca del peso dijo que solo estaba dos kilos por encima del límite, por lo que no debe tener problemas en la báscula. “Lo único que me hace falta, es lanzar más golpes y estudiar bien las combinaciones, pero hay tiempo.”

La joven atleta, que el martes 17 cumplirá 24 años, informó sobre el cambio de rival, toda vez que la retadora iba a ser la argentina Claudia “La Chica 10” López (18-5-0, 4 KOs), pero no hubo acuerdo y ahora la contendiente es la “Dama Misteriosa”.

“No creo que haya problema con el cambio de rival, hemos estado entrenando con varones y pegan más duro y tienen diferentes estilos de boxeo, así que no creo que llegue a afectar tanto”, declaró la Rusita.

La mexicana llegó a la corona mundial de la FIB tras quitarle el invicto a la australiana Susie Ramadan (21-1-0, 8 KOs).

La guyanesa, de alias enigmático, le arrebató el cinturón gallo de la Asociación Internacional Femenil de Boxeo (WIBA, por sus siglas en inglés) a la canadiense Corinne Van Ryck DeGroot (11-2-0, 5 KOs); y volvió a vencerla en la revancha entre ambas. Su última contienda la solventó con triunfo por puntos frente a la colombiana Olga “La Mona” Julio (11-12-1, 7 KOs).

Comenta sobre este articulo