felino pikEl campeón mundial crucero panameño Guillermo “El Felino” Jones (38-3-2, 30 KOs) desconoce los motivos, pero ya se cansó de tanta espera. Él quiere pelear y las evasivas del monarca interino, el ruso Denis Lebedev (23-1-0, 17 KOs), llegaron a un punto sin retorno, razón por la cual pidió a la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) que le obligue a combatir o simplemente que busque a otro retador.

“Nosotros le mandamos un contrato a Lebedev y no aceptó la pelea. Le exijo a la AMB que por favor obligue al campeón interino a enfrentarme. No entiendo cuál es la razón por la que él no quiere pelear conmigo, si él es el retador mandatorio de la corona”, dijo el istmeño que no ve acción desde el 5 de noviembre de 2011.

El espigado pugilista de 39 años sabe que le queda poco tiempo sobre los encordados y quiere defender su corona antes de que su condición física comience a mermar. En consonancia instó a la AMB a sacar a todos esos retadores número uno que no quieren pelear.

“Como campeón, exijo a la asociación que esos retadores número uno que no quieren combatir con el campeón regular que sean sacados de sus rankings mundiales y pongan a otros pugilistas que sí quieren pelear. Estoy cansado, necesito que la AMB obligue a los boxeadores a cumplir con sus compromisos”, disparó el hombre natural de Colón y que inició su andadura en el boxeo profesional el 17 de julio de 1993.

Jones se adueñó de la faja absoluta en la división crucero, versión de la AMB, al destronar al alemán Firat Arslan (32-5-1, 21 KOs) el 27 de septiembre de 2008 en el Color Line Arena de Altona, Hamburgo.

Desde entonces, en un lapso de poco más de tres años, ha realizado únicamente dos combates. En ambos expuso su condición y los resolvió por la vía del cloroformo. El 2 de octubre de 2010 noqueó en el onceno asalto al ruso Valery Brudov (39-3-0, 28 KOs). Contra el estadounidense Michael Marrone (20-4-0, 15 KOs) sudó menos porque lo acabó en la sexta ronda.

Ahora solo queda esperar por la respuesta de la entidad rectora. Y ver si Lebedev acepta el reto de Jones, siete años mayor que él, o si simplemente espera a que el tiempo le haga el trabajo.

Comenta sobre este articulo