paul castigadorDesde 2009, cuando se frustrara su pelea contra el entonces campeón indiscutido del peso medio Kelly Pavlik, el afroamericano Paul ‘El Castigador’ Williams tomó compromisos que le hicieron perder su status de ‘Boxeador más temido’ y cayó en un estado en el que más de uno piensa que nunca más será el mismo.

En poco más de dos años Paul Williams ha ligado tres victorias controversiales y una espantosa derrota por nocaut. Y por lo mismo este sábado subirá al tinglado con la confianza en que puede recobrar su reputación con una sobresaliente actuación.

Chocará a doce rounds con el ex campeón mundial Nobuhiro Ishida, quien quiere conquistar al pueblo norteamericano la noche del sábado en Corpus Christi, Texas.

“Voy a salir y hacer mi trabajo para convertir el espectáculo en un infierno,” aseguró Paul Williams durante la conferencia de prensa final de la cartelera, agregando que “para Ishida, una victoria sobre mí significa todo, es todo o nada para él. Si desea vencerme tendrá que pasar por el infierno para conseguirlo. Voy a tirar cinco veces más golpes de los que él lance. Yo voy a mostrar cómo los chicos norteamericanos lo hacen.”

En lo particular no me parece nada impresionante el japonés Nobuhiro Ishida, más bien pienso que el promotor de Williams, Dan Goosen, hizo una movida acertada para elevar el estado mental de su muchacho lanzándolo contra un púgil de mediana calidad que es conocido por ser el verdugo de James Kirkland.

Paul Williams se lucirá en esta ocasión y obtendrá una contundente victoria por la vía del cloroformo. Ishida no es nada del otro mundo y si alguna vez logró ser campeón fue gracias a los interinatos que llegaron para quedarse en la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Cualquiera puede ser campeón hoy en día, pero no cualquiera puede llegar a las grandes ligas… Paul Williams quiere regresar a esas latitudes y su victoria de este sábado sobre Ishida lo pondrá cerca de ahí.

Comenta sobre este articulo