1 campillloAl español Gabriel “Chico Guapo” Campillo (21-4-1, 8 KOs) no le ha sentado bien el 2012. Primero los jueces le impiden convertirse en campeón mundial semipesado, al arrebatarle una clara victoria sobre el estadounidense Tavoris “Trueno” Cloud (24-0-0, 19 KOs). Y ahora recibe un no como respuesta de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), a su petición de revancha inmediata.

El mismísimo mandamás de la FIB, Daryl Peoples, tomó cartas en el asunto y le envió por correo electrónico el dictamen negativo a Leon Margules, abogado que representa a Campillo y al promotor Sampson Lewkowicz.

Lástimoso veredicto. Peoples y el FIB desaprovecharon la oportunidad de minimizar las secuelas provocadas por la injusta y escandalosa decisión arbitral que perjudicó al retador ibérico el 18 de febrero en el American Bank Center de Corpus Cristi, Texas.

Aquel día Campillo cayó en dos ocasiones en el primer round y solo le salvó la campana. De ahí en adelante cambiaron los papeles y dominó la pelea, a razón de dos golpes contra uno. Los presentes en la instalación así lo vieron, también el imparcial Denny Nelson que votó 115-111 a favor del peninsular. Sin embargo, Joel Elizondo (114-112) y David Robertson (116-110) le regalaron la corona al “Trueno” Cloud.

Peoples, que no tiene un pelo de tonto, quiso apuntalar el punto ciego en esta historia y le comunicó al apoderado de Castillo que los jueces de la pelea fueron seleccionados por el Departamento de Licencias y Regulación de Texas de conformidad con la ley federal.

Agregó que junto a Lindsey Tucker, presidente de campeonatos de la FIB, habían observado la reiteración de la pelea y llegado a la conclusión de que “el juzgamiento de los eventos de boxeo profesional es subjetivo. Si bien se han presentado muchos recuentos de los medios de comunicación en desacuerdo con el puntaje de la pelea, estas críticas no representan las opiniones de los jueces profesionales de boxeo. Ante la ausencia de pruebas de error, debemos confiar en las decisiones dictadas por los jueces, sean éstas populares o no.”

Prosiguió la misiva argumentando las razones de la negativa “cualquier acción tomada por la FIB en esta situación sin prueba de error o violación a las reglas de la FIB serviría para invalidar la decisión de los jueces. Usted señaló en su carta con fecha del 27 de febrero de 2011, 'Si bien no creemos que el puntaje de los jueces debería ser normalmente cuestionado', y la FIB está de acuerdo con su postura. Sobre la base de lo anterior, la FIB no otorgará una revancha inmediata.”

Para sustentar legalmente la solicitud Margules había hecho alusión a la normativa de la organización que le confiere potestad a la FIB para ordenar una revancha cuando lo estime conveniente. “Creo que si tienen esta regla discrecional, entonces deberían utilizarla para esta clases de cosas, donde un peleador fue agraviado y no hay motivos específicos bajo sus normas de apelación que nos permitan apelar por lo que sucedió esa noche”, había declarado el abogado de Campillo a ESPN.com http://espn.com.

“Aquí es cuando deberían utilizar la regla discrecional para corregir un error. Pero decidieron no hacerlo”, declaró con resignación.

A pesar de que todos le dan la espalda, “Chico Guapo” solicitó al Departamento de Licencias y Regulación de Texas, regente de la actividad boxística en el estado, que los dos jueces que marcaron a favor de Cloud sean disciplinados y que la decisión se cambie a un no-contest.

Margules comentó que en Texas aún no se han pronunciado; no obstante, ellos les enviarán información adicional en busca de una respuesta afirmativa. Reveló además que las autoridades de Texas solicitaron un video de la pelea, las tarjetas y cualquier otro documento que respalde la queja de Campillo; material que deberá ser presentado antes del 16 de marzo.

¿Encontrará respaldo “Chico Guapo” Campillo en aguas tan desfavorables? Solo queda esperar.

Por el momento a Campillo lo persigue la mala suerte.

Comenta sobre este articulo