A salgado pikSer uno de tantos en el boxeo no está en los planes del mexicano Juan Carlos Salgado (24-1-1, 16 KOs). Él quiere trascender; que su nombre sea sinónimo de leyenda. Razones por las que toma muy en serio el entrenamiento, más aun cuando en el horizonte está la segunda defensa de su título mundial superpluma de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Su compatriota Martín Honorio (32-6-1, 16 KOs) será su rival, pero desconoce fecha y lugar del combate. No obstante, Salgado sabe que en el gimnasio es donde realmente se forjan los imperios. Y esta vez quiere ostentar la codiciada condición por mucho tiempo; que no sea algo fugaz.

“Mi deseo es demostrar que puedo ser un campeón duradero”, aseguró el peleador de 27 años, que disfrutó del cinturón absoluto superpluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) entre el 10 de octubre de 2009 y el 11 de enero de 2010.

Aquel día de octubre, en el Yoyogi #2 Gymnasium, sorprendió a los entendidos propinándole un fulminante nocaut al campeón Jorge “El Niño de Oro” Linares (31-2-0, 20 KOs); desenlace que le permitió arrebatarle la corona mundial y romperle el invicto al venezolano. Pero apenas disfrutó los galones, pues el japonés Takashi Uchiyama (18-0-0, 15 KOs) lo derrotó por la vía del dolor en el duodécimo round de su primera exposición, efectuada en el Tokyo Big Sight.

La vida da revanchas y el azteca tuvo la suya. En septiembre se le presentó la posibilidad de enfrentar al dominicano Argenis Méndez (19-2-0, 10 KOs) y en juego estuvo el vacante fajín de las 130 libras de la FIB. Los asistentes a la Universidad Autónoma de Guadalajara presenciaron su coronación tras doce peleados capítulos.

En diciembre último realizó su primera exposición contra el también mexicano Miguel “Barreterito” Beltrán (26-1-0, 17 KOs). Entonces no hubo decisión porque el doctor detuvo la pelea en el segundo episodio por causa de una lesión en la ceja izquierda de Salgado, que había recibido un cabezazo accidental.

Sin olvidar las enseñanzas del pasado y ante el inminente compromiso, Salgado intensifica las sesiones de trabajo físico en el Nevado de Toluca, ubicado a cuatro mil 558 metros sobre el nivel del mar, para llegar con mayor resistencia a ese pleito que se rumora podría ser a mediados del mes de abril.

El propio peleador comentó que de lunes a viernes en el gimnasio Romanza corrige errores técnicos y tácticos para depurar su estilo boxístico. El fin de semana realiza trabajo de altura, que consiste en subir a la cumbre nevada del estado de México.

“El día de la pelea se verá a un Juan Carlos Salgado fuerte, certero y efectivo”, enfatizó el boxeador oriundo de la colonia Barrio Norte en Obregón, que está convencido de que esta vez si perdurará mucho tiempo como campeón del mundo.

Comenta sobre este articulo