pik1A un por ciento importante de los boxeadores japoneses les desagrada salir de su país para pelear. Desconozco si responde a conflictos personales o de negocios. Para el supergallo Tomoki Kameda (22-0-0, 14 KOs) eso no es problema. Sea cual fuera la latitud donde se le presente el reto, allí va… a desbrozar los obstáculos que se interponen en su empeño de convertirse en gran campeón del pugilismo rentado.

Contrasta con muchos de sus compatriotas que, de las 22 incursiones profesionales haya efectuado 14 en distintos escenarios de México, quizás la potencia número uno en este deporte y la que mayor interés le presta a la actividad en la actualidad.

Pero al mozalbete de 20 años no le intimida bailar en casa del trompo, todo lo contrario…lo motiva. Tal es así que lo rebautizaron como “El Mexicanito”. Precisamente, en la tierra de los aztecas, vuelve a presentársele una ocasión de acercarse a sus objetivos. Y es redundante afirmar que ahí estará.

Será el 28 de abril en el Hotel Presidente Intercontinental, situado en la colonia Chapultepec Polanco capitalina. En el espacioso y lujoso recinto disputará el título gallo de plata del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

“Es una pelea muy especial para mí porque si gano, faltaría menos para la oportunidad por la corona mundial que tiene Yamanaka (Sinshuke). Soy el actual monarca juvenil”, dijo Kameda que debutó en el boxeo rentado en noviembre de 2008, cuando apenas tenía 17 años.

El Mexicanito sabe que, además del cetro universal juvenil, sus fajas de Fercabox, la Cabofe y Nabf representan un apreciable aval en sus intenciones de que se le tome en cuenta para la posible pelea titular entre los mayores.

No obstante, tiene los pies en la tierra por eso declaró que “va a estar muy difícil, por las negociaciones. De cualquier manera soñar no cuesta nada: “Yamanaka expondrá su título contra Vic Darchinyan, el 6 de abril en Tokio. Si Vic triunfa, me agradaría enfrentarlo”.

Mientras tanto no afloja un segundo en los entrenamientos que supervisa el entrenador Rubén Lira. No quiere fallar, sea quien sea su inmediato rival. “El señor Salvador Briman (encargado de encontrarle oponentes) me lo dirá pronto (el nombre)”, dijo Kameda que aprovechó para asegurar que ya está totalmente recuperado de una lesión que le afectó la mano derecha.

“Por causa de esa lesión no he peleado en este año, también por cuestiones de televisión, pero ya todo está bien”, confesó el nipón, que subió al entarimado por última vez el 7 de diciembre último, prueba que solventó por la vía del nocaut ante el mexicano Eduardo “El Bambino” García.

Comenta sobre este articulo