erik pikRetirarse del deporte activo es tan duro como la más exigente de las peleas. El mexicano Erik “El Terrible” Morales (52-8-0, 36 KOs) a sus 35 años, acaba de notar que no es el mismo que hizo historia sobre los encordados y por eso pretende realizar un combate más para colgar de forma definitiva los guantes.

Perder el título superligero en la báscula al sobrepasar en dos libras el peso reglamentario de 140 libras y caer frente al estadounidense Danny García (23-0-0, 14 KOs), fueron dos contundentes golpes que le hicieron tomar la decisión.

“Enfrentar a un joven fue difícil porque el tiempo ha pasado, el cuerpo no me dio todo lo que necesito para pelear a un gran nivel”, dijo Morales poco tiempo después de caer por decisión unánime (117-110; 116-112 y 118-109) ante García en el Reliant Arena de Houston.

Con profundo pesar anunció que combatirá una vez más en su tierra natal: Tijuana, y después es casi seguro que acabará una trayectoria de 19 años, cuyo inicio se remonta al 29 de marzo de 1993, día en que derrotó por nocaut a su compatriota José Orejel.

De cualquier manera dejó un resquicio por si cambia de opinión. “Sí me gusta pelear, pero pelear para perder no es de mi agrado, no es algo respetuoso para mi carrera. Tendré que valorar, tendré que ver, tendré que analizar y si vale la pena seguir con dignidad lo haré”.

Hizo una pausa para recuperar el aliento y prosiguió “pero si no puedo hacer un papel digno, quizás fue la última vez que me vieron en Estados Unidos. Veremos en un tiempo adecuado, vamos a verlo, vamos a pensarlo”.

El promotor y ex monarca mundial Óscar de la Hoya, uno de los testigos presenciales de la que aparenta ser la última pelea del Terrible en suelo estadounidense, comentó a ESPN que con 60 peleas profesionales, incluidas 25 de título mundial y enfrentamientos contra 15 campeones del mundo, el tijuanense tiene asegurado un lugar privilegiado en el Salón de la Fama del Boxeo.

“Érik es una leyenda viviente del boxeo. Es un guerrero. Pocos boxeadores han hecho la mitad de lo que él y ya están en el Salón de la Fama. Hemos visto una de las mejores carreras de la historia”, aseguró De la Hoya.

José Olivaritos Morales, padre y entrenador de Erik, reconoció que es la ocasión para el retiro. “Es el momento de que se retire con todas sus facultades intactas; tiene hijos y es el preciso momento en que tiene que decir adiós al boxeo”.

El preparador recordó que en 2007 le propuso a su hijo que se retirara “por el cansancio, enfado y frustración que observó en él, luego de tres campeonatos mundiales en diferentes categorías y bolsas millonarias que le daban para un futuro económico cómodo”.

Sin embargo, Erik prefirió continuar.”Él todavía tiene las ilusiones e hizo muchos planes para no sé cuántas peleas. Pero ya es tiempo de irse. Es tiempo de que nos vayamos, añadió.

El Terrible es el primer boxeador nacido en México que ganó cuatro campeonatos mundiales en diferentes categorías. El primero (el pluma Jr. del CMB) de ellos lo obtuvo a los 21 años en septiembre de 1997 contra el mexicano Daniel Zaragoza. De ahí en adelante contendió contra los mejores del mundo hasta que decidió abandonar la actividad en 2007.

“Se retiró, descansó casi tres años y de nuevo regresó. Valió la pena. Demostró su corazón, demostró que era un grande, nunca buscó un rival cómodo, nunca. Todo el tiempo venía de una pelea difícil y buscaba otra más difícil. Creo que Erik se puede ir con la frente en alto”, explicó don José.

En noviembre de 2010 sumó su cuarta corona universal tras vencer a Pablo César Cano. Después ha perdido dos de sus tres últimas justas.

“Dicen que el Dios tiempo no perdona, los hombres algunas veces, pero la naturaleza nunca. Para otro deporte es joven a los 35 años, pero para el boxeo ya no”, concluyó José Olivaritos Morales.

Comenta sobre este articulo