serhiy pikEl ucraniano Serhiy “El Profesor” Fedchenko (30-1-0, 13 KOs) aseguró que no será una víctima en el camino del azteca Juan Manuel “Dinamita” Márquez (53-6-1, 39 KOs), una de las leyendas activas del pugilismo mundial.

Ambos se enfrentarán el próximo 14 de abril y en juego estará el título interino welter junior de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). La sede escogida para la confrontación fue la Nueva Arena de Ciudad de México.

“No acepto que se diga que soy la siguiente víctima en la lista de Juan Manuel Márquez”, dijo el peleador europeo a los medios de comunicación que asistieron al gimnasio Nuevo Jordán para observarle en su primera sesión de entrenamiento abierta en México.

El peleador de 30 años agregó que “hay gente de boxeo que cree lo mismo en Ucrania, pero les voy a demostrar que no será así. Yo vengo a México a ganar, a dar la gran sorpresa, y con un triunfo a postularme para las grandes contiendas”.

En el intercambio con los medios, realizado tras la exigente práctica, el visitante se auxilió para exponer sus criterios de una intérprete de la Embajada Rusa, gestionada por la promotora Zanfer, organizadora de la función.

A juzgar por las dotes que “enseñó” el “Profesor” durante los cuatro rounds de sparring contra Artem Ayvazidi, todo apunta a que será una batalla épica, en la cual Márquez, que regresa a pelear ante su público tras 19 años de ausencia, deberá hilar bien fino para agenciarse el triunfo.

“Desde luego que conozco a Márquez. Él es de las grandes figuras del boxeo como Wladimir Klitschko, Pacquiao o Mayweather”, afirmó el pugilista que fue supervisado por su manager Víctor Demchenko y apoyado por Lorenzo López.

“He visto peleas de él por televisión, es un gran campeón, pero no invencible. Vi sus tres combates con Manny Pacquiao y estoy seguro de que las tres las ha ganado el mexicano, pero lo han despojado”, apuntó.

Al final del diálogo agradeció a su rival por brindarle la oportunidad de disputar el cetro vacante de la OMB. Y añadió que había llegado a México con tiempo suficiente para aclimatarse a la altura de la ciudad y para preparar el combate que lo lanzará definitivamente al estrellato en el arte de Fistiana.

Comenta sobre este articulo