brian viloria pikDesde hace seis años que Brian Viloria (30-3-0, 17 KOs), vigente campeón de peso mosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) añora la revancha contra el mexicano Omar Niño (31-4-2, 13 KOs), el hombre que le arrebató entonces el título minimosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Su revancha está cerca, pero deberá esperar más de lo previsto por causas ajenas a su voluntad. La explosiva confrontación debió efectuarse el 31 de marzo en el Ynares Sports Arena de la ciudad de Pasig en Filipinas y ahora será el 12 mayo.

“He pasado por estos cambios anteriormente. Simplemente tengo que continuar con el entrenamiento y seguir trabajando”, dijo a ESPN el pugilista hawaiano que en agosto y noviembre de 2006 midió fuerzas con el azteca y no quedó bien parado.

En la primera oportunidad, celebrada el 10 de agosto en el Orleans Hotel & Casino de Las Vegas, perdió por decisión unánime (111-118, 111-117 y 112-117) la corona minimosca y el invicto.

Tres meses después recibió la oportunidad de revancha pero no pudo triunfar. Lo más que pudo sacar fue un empate, que finalmente terminó sin decisión porque Niño dio positivo a metanfetaminas en el examen de doping posterior al combate.

Según trascendió la batalla fue pospuesta porque el azteca adeuda, desde su segunda pelea ante Viloria, 11 mil 250 dólares a la Comisión de Atlética del Estado de Nevada, que le multó tras el positivo.

Keith Kizer, director ejecutivo de la Comisión de Nevada, ha tratado de cobrar la deuda por años. Incluso intentaron que el CMB se rehusara a avalar varios combates de Niño hasta que se abonara el dinero, pero el organismo se hizo el sueco y éste continuó peleando en México.

Tal parece que en la OMB no son tan pusilánimes como en las oficinas del CMB y ante la alerta de Kizer sí tomaron cartas en el asunto y no acreditaran el combate hasta que Niño no realice los pagos pertinentes.

“Yo continúo esperando pacientemente. Esperaba tener ya el dinero. No sé qué es lo que está demorando tanto. Simplemente paguen ese dinero. (Niño) peleó varias veces para el CMB y yo traté de recolectar esa suma, pero ellos dijeron 'no podemos hacer nada'. Pero con la OMB no hubo problemas. Ellos dijeron enseguida que no sancionarían la pelea hasta que él pagara, y la comisión filipina también ayudó, diciendo que ellos harían lo que pudiesen”, dijo Kizer.

Viloria aún permanece con la herida abierta y en correspondencia prefirió postergar el encuentro para que Niño acabe de resolver ese entuerto.

“Teníamos la opción de encontrar un sustituto de último momento que pudiese ser aprobado por la OMB, pero no había nadie que tuviese sentido. La historia de la rivalidad entre Brian y Niño es muy fuerte, y Brian quiere terminar este asunto inconcluso con este tipo, y por eso aceptó una postergación”, dijo Gary Gittelsohn, entrenador del hawaiano.

“Realmente estoy hambriento por corregir mis errores pasados con mi (próxima) victoria ante Niño”, dijo Viloria. “No veo la hora de hacerlo, y esto ha sido mi alimento y mi inspiración en el entrenamiento”.

Comenta sobre este articulo