garcia pikAl mexicano Ramón “Príncipe” García (16-3-1, 9 KOs) no le quita el sueño tener las apuestas en contra. Él sabe mejor que nadie hasta dónde puede llegar y solo se enfoca en ponerse a punto de cara a la pelea titular que realizará contra el nicaragüense Román “Chocolatico” González (31-0-0, 26 KOs).

El Fairplex de Pomona en California es el lugar escogido para la batalla que se efectuará el próximo 28 de abril y tendrá como objeto de codicia el cinturón mundial del peso minimosca, versión de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y que está en poder del nica.

“Quizá se lleven una sorpresa los que me catalogan como víctima del Chocolatito”, sugirió con tranquilidad pasmosa este Príncipe que llegó a ser rey de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Aquel ascenso jerárquico lo firmó el 30 de abril de 2011. Entonces derrotó por nocaut en la cuarta ronda al colombiano Jesús “Cuchilla” Geles (13-2-1, 5 KOs), en el Foro Polanco de la ciudad de México. Poco le duró el reinado porque cayó seis meses después ante el filipino Donnie Nietes (29-1-3, 16 KOs).

“Lo respeto (a Chocolatico) como a cualquier otro rival. Arriba del ring sé que va por el triunfo, pero de ahí a que me inspire temor hay mucha diferencia”, reconoció el pugilista azteca de 29 años.

García está culminando la parte final de su preparación física y técnica en la ciudad de Tijuana. Su trabajo en el gimnasio ha sido supervisado por el profesor Leo Camacho.

“Aun con los 26 nocauts que lleva, más vale que de verdad se haya preparado bien porque más de uno se puede llevar una sorpresa”, recalcó el peleador oriundo de Baja California del Sur y que debutó como profesional en marzo de 2007.

Más allá de la confianza, bien complicado lo tendrá el Príncipe frente al Chocolatico González, quien irá a su cuarta defensa de la corona minimosca y tiene una reputación de intratable frente a púgiles mexicanos. De hecho, sus últimas siete víctimas proceden de esa nación.

Comenta sobre este articulo