perro pikEl mexicano Alfredo “Perro” Angulo (20-2, 17 Nocauts), quien fuera hasta el año pasado el púgil más temido de la categoría de peso súper welter, se encuentra actualmente recluido en un centro de detención migratorio en El Centro, California.

Angulo permanece en ese lugar desde el mes de enero esperando resolver su situación migratoria en los Estados Unidos, país cuyas autoridades habían librado una orden de detención en su contra por cruzar reiteradamente de México a territorio norteamericano de forma ilegal.

La noche de ayer el peleador mexicano se comunicó vía telefónica al programa A los Golpes de ESPN Deportes Radio y según sus palabras se entregó por su propia voluntad tras la recomendación de su abogado.

Al día de hoy continúa a la espera de una audiencia con el juez de migración para que se resuelva su situación y posteriormente poder solicitar una visa de trabajo en Estados Unidos, en donde prácticamente desarrolló su carrera como boxeador profesional.

“Mi última audiencia era en este mes de mayo y la pospusieron para el mes de junio y eso me entristece mucho. La vida de un boxeador es muy corta y el que me tengan aquí inactivo sin poder hacer mi trabajo es algo criminal,” dijo Alfredo Angulo.

Durante su estancia en centro de detención no solo ha buscado resolver su problema migratorio, sino que “con la ayuda de la abogada Lucy Haro hemos sacado gente de aquí y lo hemos hecho gratuitamente, sin distinción entre mexicanos y centroamericanos,”

Su última pelea la realizó en noviembre del año pasado en Cancún, Quintana Roo, en donde obtuvo un resultado desastroso al ser noqueado técnicamente en seis rounds por el “Mandingo Warrior” James Kirkland, quien le viró la tortilla tras haber estado en el primer round a punto de ser anestesiado.

“Dos semanas antes de esa pelea secuestraron al hijo de mi hermana en la ciudad de Mexicali y creo yo que no estaba al 100% concentrado. Mi cuerpo estaba ahí pero mi mente estaba en otra parte,” confesó Angulo.

Comenta sobre este articulo