martinez pikset14Desde la época de Muhammad Ali, no se escuchaba a un boxeador llevar tan lejos sus palabras sobre una pelea y su rival, es el caso de Sergio “Maravilla” Martínez. Es imposible encontrar una frase disonante en las declaraciones del argentino cuando aviso en una catarata de declaraciones a todos los medios, que quiere la “cabeza de un “tipo”.

Sin embargo, trabajado al detalle, no pierde el tono educado para decir que Julio César Chávez Jr, va a pasarla muy mal en el ring.

“Es el tipo al que más ganas de pegarle tengo en toda mi carrera”, hasta no verlo a Chávez en el ring no voy a parar, deja claro un mensaje tan contundente como polémico, después de tantas vueltas que se dio para formalizar este combate Martínez se lo quiere hacer pagar caro!

¿Cuál es la táctica? Hacerlo sufrir unos round y luego provocarle el nocaut ( guerra de guerrillas en términos de marketing)

El boxeador de las pampas, dijo que a Chávez lo protegió el Consejo Mundial, sacándome el cinturón mediano (el CMB se lo dio al mexicano tras vencer al alemán Sebastián Zbik) y no me reconoció el derecho a una subasta, a fines del 2011.

Gerardo Molina, gurú del marketing deportivo en toda América Latina, explicó a ZONA DE BOXEO que el marketing deportivo le ha dado un rol clave a los protagonistas por sobre “el mismo combate”, colocándolo como un “Show Romano”. Diseñan una inusitada cantidad de presentaciones oficiales, extra oficiales y notas a los medios de comunicación del mundo con lo que buscan hacer crecer el Pay Per View y la publicidad.

Como parte del show, el argentino se sigue quejando que lo ignoraron del CMB y que además el muchacho Chávez Jr. y su padre le faltaron el respeto, pero en contraposición y como estrategia de marketing también expreso: “Yo, a don Julio César, lo tengo en alta estima por la gloria que supo conseguir en el ring. Entiendo que defienda a su hijo. Pero no me parece digno de una figura como él insultarme como lo hizo. Peor para él, me lo voy a cobrar con su niño. No tengo nada en su contra, sólo que porta el cinturón que me pertenece y me robaron. Eso es lo que verdaderamente quiero”.

Molina concluyó “Gran campaña de Marketing Deportivo, la cual genero un interés mundial como hace años no se veía en el mundo del boxeo, por ver la pelea de dos boxeadores”.

Comenta sobre este articulo