gerardo molina pikoct172012El marketing deportivo, en estos últimos años, creció como deporte fomentando por la creación de un vinculo concreto: Las coberturas deportivas en los medios de comunicación; por consiguiente, las promotoras con la mirada atenta de las asociaciones, han confeccionado relaciones económicas sofisticadas con la TV.

Sin embargo, han desatendido las funciones de marketing que se vinculan con satisfacer los deseos y necesidades de los boxeadores, esta práctica es “la respuesta directa” para entender, por que se encuentran con carencias los futuros jóvenes cuando inician la subida a un cuadrilátero en busca de la gloria.

Es necesario solo dar un giro de este estereotipo, de esta visión, lo cual es suficiente para contar con un deporte rico y abundante para todos, en donde no faltarían ni entrenadores, ni implementos deportivos, ni empresas que estén interesadas en asociarse a las prácticas deportivas barriales o municipales de los jóvenes. explica Gerardo Molina, Gurú del Marketing Deportivo Mundial.

“Se hace necesario, un plan de marketing deportivo que tenga en cuenta las necesidades de los consumidores del deporte ya que son cada vez más complejas, dado que ha aumentado por la competencia del boxeo mundial y la participación en las economías, lo que percibimos es la obligación que todos los actores del deporte cuenten con planes de marketing deportivo, que les proporcione ser lo más profesionales posibles. Cada cual por su camino, terminara llegando a la misma meta en el mercado”, opina Molina, quien es el asesor en América del filipino Manny Pacquiao.

Un plan de Marketing Deportivo debe atender a los boxeadores, se necesita creatividad y ello significa generar nuevas posibilidades, solucionar problemas, proponer cosas distintas y novedosas, pero no en abstracto, sino a realidades, componentes y situaciones concretas. Por ello la mayoría de los modelos para fomentar la creatividad comienzan precisamente con diagnósticos y análisis sistemáticos de una situación o problema, postulando que lo primero es, definitivamente, entenderlo y comprenderlo realmente, y a partir de ello comenzar a buscar ideas y alternativas, tarea que le corresponde fomentar a las asociaciones.

La AMB es la que tiene la visión más cercana para dar el gran salto mundial y volver a ser líder hoy, como fue pionera en su momento.

Molina explicó también que la gestión comercial constituye un proceso continuo de solución de problemas, toma de decisiones, elaboración de estrategias y mejoramiento de procesos. Toda asociación está sujeta a una serie de presiones que la obligan a reaccionar y responder a las nuevas circunstancias en mercados tan dinámicos como los actuales, en épocas de incertidumbre y globalización. Muchas optan por las vías rutinarias, es decir reaccionar como siempre lo han hecho, particularmente de acuerdo a la experiencia, respondiendo equivocadamente a situaciones actuales con soluciones que resultaron en el pasado.

Agregó también que las organizaciones exitosas son aquellas que parten de un real conocimiento de las condiciones actuales del entorno, mercado, clientes, competencia y la propia organización. Pero muchos piensan al marketing como patrimonio de las comunicaciones en general o la publicidad en particular, sin embargo la tarea, por ejemplo, es conocer uno a uno a todos los boxeadores, incrementar el servicio ofrecido a los mismos y a los clientes, lanzar nuevos productos con su imagen, mejorar sistemas o procesos de trabajo, buscar formas de incrementar las ventas y hacer cambios en la logística en favor de los boxeadores, managers, entrenadores, promotoras y asociaciones.

Comenta sobre este articulo