omar narvaez10212012Buenos Aires.- Ante un Luna Park repleto de público que constantemente lo avivaba, Omar “Huracán” Narváez noqueó en 11 asaltos al mexicano Johnny García para completar con exitosa la quinta defensa de su título mundial supermosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). El argentino sacó a relucir su estirpe de campeón para desentrañar, primero, y luego imponer su calidad y sabiduría ante un rival impetuoso, de estilo enrevesado y que incluso logró en los primeros tres asaltos llevarse la mejor parte en el combate.

Ya a partir del quinto round la balanza comenzó a inclinarse definitivamente a favor del monarca defensor, quien en las postrimerías del séptimo pareció en condiciones de liquidar el pleito, después de tirar a la lona a su rival.

A partir de ahí, fue sólo cuestión de esperar el desenlace, que llegó en el undécimo round, después de dos conteos de protección al mexicano y una tercera y definitiva caída que obligó al árbitro a decretar el nocaut.

Con el triunfo de este 21 de octubre, Narváez extendió a 37 sus victorias (19 por KO) frente a un revés y dos empates, y a 21 sus defensas de títulos exitosas: 16 en la categoría mosca y cinco en la supermosca.

Al término de la pelea, que había sido pospuesta el miércoles pasado por el fallecimiento de su padre, un conmovido “Huracán” quiso dedicarle su triunfo a “Estany”, de quien –dijo- aprendió a ser honrado, sencillo y enfrentar cualquier adversidad.

Respecto al desarrollo del combate frente a un rival de boxeo complicado como el mexicano García, explicó que “con 20 años de experiencia uno aprende a esperar”.

Por eso estaba tranquilo en los primeros asaltos, aunque de la esquina me pidieran un poco más, agregó antes de subrayar que “tengo 37 años y a esta edad no quiero sorpresas”

Comenta sobre este articulo