Hopkins pikjune182013Springfield.-El veterano estadounidense Bernard Hopkins, campéon mundial semipesado de la Federación Internacional (FIB), deberá enfrentar al ruso Sergey Kovalev, en pelea obligatoria por el título, según comunicó la propia organización a los representantes de ambos púgiles.

Lindsey Tucker, presidente del Comité de Campeonatos de la FIB, informó a Golden Boy Promotions, promotor de Hopkins, y a Main Events, quien rige los destinos de Kovalev, que deben comenzar a negociar el pleito y disponen hasta el 17 de julio para llegar a un acuerdo.

De existir intransigencia por una o ambas partes, se efectuará una subasta, en la que a Hopkins le corresponderá el 75 por ciento del monto total y el 25 restante a Kovalek en su condición de retador.

“El Verdugo” Hopkins tenía previsto enfrentar al alemán de origen iraquí Karo Murat, de 29 años, el 13 de julio en el Barclays Center de Brooklyn, Nueva York, pero a Murat le fue denegada la visa para entrar a Estados Unidos y el pleito se vino abajo.

A los 48 años, Hopkins se convertirá en el boxeador de mayor edad en disputar la defensa de una corona mundial, que ganó por fallo unánime frente al entonces invicto Tavoris Cloud, el pasado 9 de marzo en el Barclays Center, de Brooklyn.

Esa hazaña de Hopkins se añade a éxitos anteriores que lo llevaron a conquistar siete títulos mundiales. En un lapso de 12 años se mantuvo imbatido en la división mediana, con 20 defensas exitosas de la corona.

Con cinco triunfos consecutivos por la vía del cloroformo, Kovalek (21-0-1, 19 KOs) demolió en tres asaltos al estadounidense Cornelius White en Bethlehem, Pensilvania, el 14 de junio en Bethlehem, Pensilvania.

“El Triturador” Kovalek derribó tres veces a White en el tercer round, la última faltando 1:18 minutos para concluir el asalto, lo que obligó al árbitro Gary Rosato a detener las acciones en el Sands Casino Resort, de Bethlehem.

La anterior víctima de Kovalek, de 30 años y residente en Fort Lauderdale, Florida, fue el ex campeón mundial español Gabriel Campillo, fulminado en el tercer asalto por el poder de los puños del ruso, que lo envió a la lona en tres ocasiones el 19 de enero en Uncasville, Connecticut.

Cuatro meses antes y como le ocurrió a Campillo, Kovalek puso de manifiesto el poder de sus puños, al anestesiar también en el tercer round al estadounidense Lionell Thompson.

Comenta sobre este articulo