kika chavez Sin ser una de sus mejores noches, la mexicana Jessica “Kika” Chávez se impuso por decisión unánime en diez rounds sobre la japonesa Tenkai Tsunami, en el marco de la cartelera “Puro Veneno Chihuahua” que se celebró en el Palenque de la Feria de Chihuahua, México.

Chávez se mantuvo en constante movimiento, para no ser blanco fijo de una nipona que la superaba en altura, alcance y poder de puños.

El atacar con ráfagas de golpes y luego cambiar de dirección, le funcionó desde el principio a la mexicana, por lo que su planteamiento de pelea nunca varió y prácticamente vimos en cada round una copia al carbón del anterior.

Tsunami, que peleaba por cuarta ocasión consecutiva en territorio azteca, era un libro abierto desde antes que iniciara la contienda; la mejor estrategia para ganarle es la misma que implementó Chávez, pues si dejas que la nipona imponga su estilo de choque, te dará un dolor de cabeza durante toda la noche.

La pelea pactada en el peso mosca, significó el inicio de una nueva campaña para la pupila de Ignacio Beristain, en la que buscará convertirse en campeona mundial mosca.

Jessica Chávez declaró al final de la lucha que no tiene intenciones de regresar al peso minimosca, ya que tras ganarle a la que es considerada la mejor del mundo en esa división, la argentina Yesica Bopp, no hay retos que la motiven a permanecer más tiempo en la misma.

Algunas peleadoras que militan en peso mosca y que podrían significar retos importantes para la “Kika” son las norteamericanas Ava Knight y Melissa McMorrow, las mexicanas Arely Muciño y Susana Vázquez y la japonesa Shindo Go.

Comenta sobre este articulo