Miau Gonzalez Tokio.-El boxeo puertorriqueño está de capa caída. Fracasos de varias de sus principales figuras el pasado año y en lo que va de 2013 no son para lanzar fuegos artificiales, sino de una gran preocupación, aunque algunos jóvenes marchan por buen camino y pueden devolver a la isla a su época dorada.

Sin ser de la nueva hornada, el zurdo José “Miau” Nieves, de 32 años, intentará frenar el maleficio que persigue a sus coterráneos, cuando suba al ring frente al campeón mundial japonés Shinzuke Yamanaka, el 12 de agosto en el General Gymnasium, de Tokio, la capital japonesa.

Ubicado en séptimo lugar de la división gallo, versión Consejo Mundial (CMB), Nieves (22-2-3, 11 KOs) aspira regresar de Japón con la corona, que ha sido esquiva a varios de sus coterráneos o que han perdido en combates recientes.

“Mi carrera ha tenido sus altas y sus bajas y las oportunidades hubiesen llegado hace tiempo, pero desde mi salida de la compañía de Sugar Ray Leonard las cosas se aguantaron un poco”, dijo Nieves al diario “Primera Hora. “Ahora voy con la mentalidad de ganar o ganar”.

Nieves acumula cinco victorias consecutivas, las tres últimas por la vía del cloroformo. El más reciente anestesiado fue el mexicano Danny “El Venado” Flores, el 22 de febrero, en la discusión del cetro vacante Latino de la OMB, en Palm Bay, Florida.

“Voy con la mentalidad y determinación de ponerle freno al maleficio de los boxeadores puertorriqueños que han perdido peleas de título”, añadió Nieves. “Quiero ser quien inicie ese renacer del boxeo para que seamos nuevamente una potencia mundial”.

Yamanaka (18-0-2, 13 KOs) exhibe una impresionante racha de 11 nocauts en los últimos 12 pleitos. Solo ha escapado a la furia de sus puños, el armenio Vic Darchinyan, a quien derrotó por fallo unánime el 6 de abril del pasado año en el Foro Internacional de Tokio.

Conquistó el cinturón, que se encontraba vacante, al noquear en el undécimo round al mexicano Christian Esquivel, el 6 de noviembre de 2011, en Tokyo. A partir de ahí lo ha defendido con éxito en tres ocasiones.

Comenta sobre este articulo