Ricky Burns Este sábado en el Scottish Exhibition Centre de Glasgow, Escocia, el púgil escocés Ricky Burns (36-2, 11 Nocauts) buscará defender por cuarta ocasión la corona mundial ligera de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) cuando se encuentre en el ring con el mexicano Ray Beltrán (28-6, 17 Nocauts).

Burns es favorito para llevarse la victoria sobre un Beltrán que llega a la justa con una racha de tres triunfos, entre los cuales se encuentra uno por decisión mayoritaria sobre el talentoso Henry Lundy.

De hecho la pelea frente a Lundy fue la que le dio credibilidad como aspirante a un título del mundo y el sábado subirá al ensogado con legítimos chances de convertirse en el nuevo monarca ligero de la OMB.

Su palmarés no es tan interesante, apenas ha enfrentado a dos púgiles que llegaron a contender por el título mundial. Pero la entrega y determinación que muestra sobre el entarimado le ha llevado a ser considerado como uno de los peleadores con mayor desarrollo dentro del establo de la empresa Top Rank.

Será una reyerta difícil para Beltrán, porque usualmente los peleadores como él, que acostumbran a fajarse, son los que más se le facilitan a Burns, quien boxea muy bien sobre piernas y sabe trabajar desde la media distancia.

La consigna para Burns será no dejar que Beltrán le pelee en el terreno corto, porque lo más probable es que se enfoque en atacar la zona media del cuerpo, para mermarle en sus desplazamientos y así forzar el intercambio de golpes.

Pelea de campeonato mundial que toda persona que se digne llamar fanático del boxeo tiene que ver.

¿Quién es su favorito amigo lector?

Comenta sobre este articulo