Magomed Abdusalamov Nueva York.-El crítico estado de salud del boxeador ruso Magomed Abdusalamov ha evolucionado favorablemente en los últimos días, por lo que los médicos que lo atienden decidieron retirarlo del coma inducido en que se encontraba desde hace 46 días en un hospital de Nueva York.

De acuerdo con la información, si continúa el progreso, “Mago” Abdusalamov saldrá de la Unidad de Cuidados Intensivos (ICU) y será trasladado a una sala común del hospital St. Luke Roosevelt, de la Gran Manzana.

“Ya ha salido del coma y será trasladado a una habitación regular”, dijo Nathan Lewkowicz, promotor del boxeador y quien ha permanecido a su lado desde el lamentable accidente. “Hablé con el neurocirujano y Mago está despierto, pero no totalmente consciente todavía”.

Abdusalamov perdió por unanimidad frente al cubano Ismaikel “Mike” Pérez en un combate lleno de acción de la división pesada, el 2 de noviembre, en el Madison Square Garden, de Nueva York.

Casado y con tres hijos pequeños, Abdusalamov, de 32 años, fue médicamente inducido en coma en el Hospital Roosevelt, de Nueva York el 3 de noviembre, horas después de ser intervenido quirúrgicamente para removerle un coágulo de sangre en el cerebro

El europeo llegó al combate frente a Pérez, con 18 nocauts en idéntica cantidad de peleas profesionales. A 11 de sus adversarios los había anestesiado en el primer asalto y a otros cuatro en el segundo, Ninguno había sobrepasado el quinto episodio.

Pero “El Rebelde” Pérez, un cubano radicado en Irlanda desde hace seis años, aprovechó sus mayores atributos boxísticos para derrotar a Abdusalamov. El incesante martilleo del caribeño con el jab, combinado con rectos de zurda, desfiguraron el rostro de su rival, quien sufrió un profundo corte en el párpado izquierdo y visible inflamación en ese lado del rostro como prueba del castigo recibido.

Como resultado, Abdusalamov sufrió fractura de la nariz y de la mano, cortes y contusiones, además de otras heridas superficiales. Minutos después de finalizar la reyerta, Abdusalamov sintió fuertes dolores de cabeza y vomitó.

Fue entonces que su equipo lo llevó al hospital, donde ha permanecido en coma y con alto riesgo para su vida, según le explicaron los médicos a la familia del peleador y a sus allegados.

“Los médicos van a monitorear su progreso durante los próximos 17 meses”, precisó Lewkowicz. “Luego de 18 meses de ocurrido el trauma, ellos podrán especificar cómo estará por el resto de su vida”.

Comenta sobre este articulo