ArmandoSantosSilvioOlteanu pic31012014 230e0Este sábado en el Foro Polanco de la Ciudad de México el capitalino Armando “Cobra” Santos (13-3, 8 Nocauts) se verá las caras con el rumano Silvio Olteanu (14-6-1, 6 Nocauts), en pleito en el que estará en juego la corona intercontinental mosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Armando Santos es un boxeador que si bien ha enfrentado a moscas de jerarquía como el ex campeón mundial Toshiyuki Igarashi y Carlos “Príncipe” Cuadras, últimamente ha venido encarando peleas tan fáciles que sería imposible determinar su verdadero nivel competitivo.

Es una de las cartas fuertes de Canelo Promotions, empresa que promueve esta cartelera, pero ya hemos visto como otros de sus peleadores como Oscar “Ratón” Cortés y Bruno “Tiburón” Sandoval, los cuales tuvieron un empuje similar al de Santos, perdieron a la primera de cambio precisamente porque antes de emparejarlos con adversarios de peso les estuvieron palomeando.

En relación a Silvio Olteanu, él es actualmente campeón mosca de la Unión Europea de Boxeo (EBU, por sus siglas en inglés) y el cuarto clasificado en el ranking de peso mosca de la FIB. Su combate más importante lo realizó en 2010 en Japón y en el mismo perdió de forma polémica ante el entonces campeón mundial mosca por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) el japonés Daiki Kameda.

En 2011 combatió por primera vez en México, perdiendo por decisión mayoritaria con el mexicano Wilbert “Huracán” Huicab, quien para ese momento figuraba como primer clasificado del mundo por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Esto habla de un Olteanu que está acostumbrado a competir en el máximo nivel y si en su choque contra Santos no luce como favorito es porque sigue siendo un desconocido para la afición mexicana.

Quien sea que resulte vencedor tiene buenas posibilidades de contender contra el campeón mundial mosca de la FIB el tailandés Amnat Ruenroeng, quien se acaba de coronar el pasado 22 de enero derrotando al filipino Rocky Fuentes.

Las clasificaciones de la FIB van a sufrir muchos cambios en los próximos días porque la corona estaba vacante y se eliminaron Ruenroeg y Fuentes, dos de los más altos clasificados. Por ahí el ganador del Santos-Olteanu podría colarse entre los primeros dos puestos y entonces sí llegar a la oportunidad titular tras convertirse en contendiente obligatorio.

Comenta sobre este articulo