Randy Petalcorin 03f63Para un púgil que recién cumplió los 22 años, con un récord de 20 victorias, 15 por la vía del cloroformo, una solitaria derrota y un empate, la palabra “urgencia” suena a paradoja. Es por ello que llama la atención escuchar al jovencito Randy Petalcorin, con tanto boxeo por delante, plantearse el futuro inmediato tan de prisa, como si se tratase del ahora o nunca de una carrera en decadencia.

La razón es simple, el nacido en la ciudad filipina de General Santos, es un pugilista profesional que pesa 108 libras, y se ubicaba tercero en el ranking mosca ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), hasta que el japonés Kazuto Ioka dejó vacante su trono; y ahora, Petalcorin está obsesionado con apropiarse de esa corona en la primera oportunidad que se le presente.

A inicios de este mes, Ioka (14-0, 9 KOs) anunció oficialmente su renuncia al fajín mundial de las 108 libras, versión AMB. El nipón se adjudicó el primado en diciembre de 2012, en sus predios de Osaka, con nocaut técnico a expensas del mexicano José Alfredo “Torito” Rodríguez. El campeón saliente solicitó a la AMB ser incluido en su escalafón mosca (112 lb.), donde comenzará a hacer campaña por un nuevo reinado en una tercera categoría. Anteriormente, Ioka se ciñó el cinturón peso mínimo (105 lb.) del Consejo Mundial (CMB), que en junio de 2012, unificó con el de la AMB, cuando derrotó por fallo unánime a su compatriota Akira Yaegashi.

Sin el japonés en el horizonte, “Navaja” Petalcorin sube un peldaño en el listado AMB, y técnicamente, solo el peruano Alberto Rossel, campeón interino, se interpone en su camino al preciado trofeo.

“Estamos buscando una pelea por el título vacante mosca ligero de la AMB, o por el título interino contra Alberto Rossel de Perú, pero veamos que depara el destino después que la AMB se reúna, a finales de este mes, para decidir qué va a pasar con el título de la división mosca ligero que Ioka dejó vacante”, declaró a philboxing.com, Peter Maniatis, manager del boxeador tagalo.

Justamente el pasado sábado 8 de marzo, en el Coliseo Dibós de Lima, el veterano “Chiquito” Rossel (32-8, 13 KOs) refrendó por cuarta vez su condición de monarca interino. El primer campeón mundial interino en la historia del boxeo en Perú, pasó algunos apuros contra el colombiano Gabriel Mendoza, pero según avanzó la reyerta fue tomando control de las acciones, e incluso llevó a la lona al retador con un izquierdazo en el duodécimo round.

El limeño, de 36 años, se agenció el triunfo por fallo unánime de los jueces, y reiteró tras el combate sus aspiraciones de contender por la unificación de su faja con la que desocupó Ioka.

El mismo anhelo, agravado por el ímpetu indomable de la juventud, agobia a Petalcorin, quien se alista para su próxima refriega, pactada para el 28 de marzo, en el Town Hall de Malvern, Victoria, en Melbourne. Justamente en esta sede australiana, el pasado noviembre, “Navaja” sumó su último triunfo cuando aniquiló en el tercer round al experimentado tailandés Samransak Singmanasak (35-21-1, 27 KOs). En aquella ocasión, el prometedor filipino expuso por segunda vez su faja mosca ligero de la Asociación Panasiática de Boxeo (APB).

Su oponente, en unas dos semanas, debe ser el también oriundo de Tailandia, Lookrak Kiatmungmee, el mismo que retara infructuosamente en noviembre, en China, al entonces rey paja del CMB, el chino Xiong Zhaozhong.

Aunque Petalcorin está consciente de que primero necesita concretar un éxito convincente en su próximo compromiso, para después pensar en grande, Maniatis, previendo cualquier tecnicismo imprevisto, ya está haciendo las gestiones pertinentes con la vista fija en el cinturón del orbe versión AMB.

“Le hemos enviado un correo al coordinador de la AMB, Julio Tyme, y también al jefe de la APB, el señor (Yangsup) Shim, para que sepan que Randy está listo y ha levantado su mano para que se le coloque en una esquina por el título mundial de la AMB, una vez que la organización decida el asunto.”

Maniatis, quien recibirá el venidero 25 de marzo, en Bangkok, el premio del CMB como Promotor del Año de Asia-Pacífico, fue aún más lejos en sus presiones. “También le hemos hecho saber a la AMB que yo tengo las condiciones para promover la pelea de Randy Petalcorin por el título mundial, en Australia; y la fecha a la que estamos aspirando y que ya hemos propuesto a la AMB, es el 27 de junio, en Melbourne.”

A la expectativa del veredicto de la AMB, Petalcorin se encuentra en plena preparación en su base de entrenamiento en Yarraville, una localidad en las afueras de Melbourne donde el filipino reside. El zurdo de un metro y 60 centímetros de estatura, acumuló más de 100 peleas en su paso por las filas amateurs y llegó a proclamarse campeón nacional de Filipinas.

En 2009 dio el salto al pugilismo de paga y desde entonces, sólo ha probado el amargo sabor de la derrota en uno de 22 combates celebrados. En enero de 2010, en Manila, Petalcorin cayó por nocaut técnico en el segundo asalto, frente a su compatriota Marlon Tapales (24-2, 9 KOs), en la misma cartelera en la que el filipino-americano, Brian Viloria, sucumbiera ante el colombiano Carlos Tamara.

De entonces a la fecha, el joven tagalo ha sumado 15 victorias, 10 por la vía del cloroformo, además de un empate en ocho rounds, contra su coterráneo Rene Patilano (10-5-2, 5 KOs), por un corte en la ceja derecha que sufrió Petalcorin tras un cabezazo accidental. Entre sus triunfos más importantes se incluye el que consiguió en abril de 2012, a expensas del olímpico tailandés Samartlek Kokietgym (15-4, 5 KOs), a quien llevó a la lona tres veces antes de arrebatarle el cinturón de la APB.

Las oportunidades perdidas no regresan y eso lo tiene claro “Navaja” Petalcorin. El actual calendario se antoja como el ideal para que el pequeño tagalo se incluya en la lista de campeones mundiales de Filipinas en el boxeo profesional, en una división (108 lb.) en la que los de la isla del sudeste asiático ya ostentan cierta hegemonía, con Donnie Nietes como rey del cetro por la Organización Mundial (OMB), y Johnriel Casimero como el vigente titular de la Federación Internacional (FIB).

Comenta sobre este articulo