Anthony Joshua vencio a Charles Martin 9ffcb

Aquellos que no se han sumado al club de fans del británico Anthony Joshua en su Reino Unido natal, consejo sano: o lo hacen de inmediato o ya no encontrarán membresía disponible. El niño mimado de los hinchas de su país respondió con creces a la gran oportunidad que se le presentó el sábado, en La 02 Arena de Londres, y se convirtió en campeón mundial de los pesados, avalado por la Federación Internacional (FIB), en tan solo su decimosexta aparición en un cuadrilátero como profesional.

Joshua escaló al ring londinense como retador del estadounidense Charles “Prince” Martin en un duelo de invictos entre dos exponentes de las más de 200 libras que hace menos de cinco meses no soñaban con tal privilegio. Si es cierto –lo que publicó la prensa británica– que el fornido peleador anfitrión apenas pudo conciliar el sueño en las horas previas al combate como resultado de la ansiedad, pues deberá considerar seriamente en el futuro repetir la fórmula contra sus próximos rivales.

Desde el mismo gong de apertura, Joshua no dio respiro al oriundo de la ciudad norteamericana de San Luis y salió a la carga con todo su arsenal. En los últimos compases del primer asalto, el de Watford aterrizó un recto de derecha que estremeció a Prince Martin. Era un anuncio de lo que estaba por venir.

En el comienzo de la segunda fracción se confirmó la premonición: con una combinación 1-2 lapidaria el ídolo local convirtió a La 02 Arena en poco menos que un manicomio cuando envió al campeón a la lona. Martin, de 29 años, tres más que el aspirante a su título, sacó a relucir su espíritu de guerrero y se incorporó, pero sólo para convertirse de nuevo en destinatario de otro derechazo sólido que, esta vez sí, terminó de manera concluyente con su jornada laboral sabatina.

Joshua, que cuenta sus nocauts por salidas al ensogado (16-0, 16 KOs), se convierte en soberano (uno de ellos) del planeta en la máxima categoría de peso del pugilismo rentado en el menor número de peleas desde que, en noviembre de 1993, el estadounidense Michael Bentt le arrebatara el cinturón de la Organización Mundial (OMB) a su compatriota Tommy Morrison en Oklahoma.

“Sólo he recorrido un cuarto del camino –dijo Joshua en clara referencia a los tres títulos que le faltan para unificar todos los trofeos de la división–, no voy a dejarme llevar por las emociones porque todavía hay mucho trabajo por hacer. Tengo que seguir mejorando porque ya tengo algunos retándome como Haye, Tyson Fury, todos ellos.”

Decir que el futuro del medallista de oro superpesado (+91 kg) en los juegos estivales de Londres 2012 se vislumbra brillante y con varios contratos muy lucrativos esperando por su firma sería, sencillamente, quedarse corto. De hecho, por su espectacular desempeño de este sábado, su promotor Eddie Hearn ya le había garantizado una bolsa de 8 millones de libras esterlinas (unos 11 millones 200 000 dólares).

Su víctima, el zurdo Prince Martin (23-0-1, 21 KOs) marchará de vuelta al estado de Misuri sin su cinturón y con la primera derrota en su trayecto profesional a cuestas, pero si le sirve en algo de consuelo, podrá comenzar a pensar cómo hacer el mejor uso de los 3 millones de dólares que se embolsó por su arriesgado viaje transoceánico.

Un choque 100 % británico contra cualquiera de los dos mencionados, David Haye y Fury, le asegurará a Anthony su primera bolsa de 8 dígitos por una velada boxística. Haye, de regreso en los encordados tras tomarse tres calendarios y medio sabáticos, es todavía un nombre atractivo en las marquesinas para los hinchas de su país. Por su parte, Fury, actual mandamás por la OMB y supercampeón de la Asociación Mundial, igualmente es otro que sabe venderse como ninguno delante de los micrófonos.

De cualquier manera, los posibles duelos contra ambos tendrán que aparcarse hasta, al menos, finales de este calendario 2016: Haye dirimirá su segunda reyerta del almanaque el 21 de mayo, también en La 02 Arena, frente al desconocido kosovar nacionalizado suizo Arnold Gjergjaj; y Fury acaba de anunciar el 9 de julio, en la Arena Manchester, como fecha y lugar de la revancha de su reyerta en Dusseldorf con Wladimir Klitschko.

Joshua, convertido en el sexto campeón olímpico superpesado que se agencia una versión del título mundial de las más de 200 libras en el boxeo de paga (junto a Joe Frazier, George Foreman, Lennox Lewis, Wladimir Klitschko y Alexander Povetkin) no ha querido hacer esperar mucho a la creciente afición que lo idolatra en el Reino Unido y ya ha adelantado el 9 de julio como fecha tentativa de su primera defensa, con el capitalino Wemble Stadium como posible escenario.