casamayorCinco días después de caer por la cuenta definitiva en ocho asaltos ante Timothy Bradley en Las Vegas, el cubano Joel “El Cepillo” Casamayor recibió otro KO tan fulminante como el anterior: dio positivo a marihuana.

Ex monarca en dos divisiones entre los profesionales, Casamayor (38-6-1, 22 KOs) no pudo con la juventud y mejor preparación física que Bradley (28-0-0, 12 KOs), quien tampoco brilló a la altura que sus representantes esperaban.

“Resulta desafortunado”, dijo Keith Kizer, director ejecutivo de la Comisión Atlética del Estado de Nevada, al referirse a la muestra de orina que le tomaron a Casamayor al concluir el pleito. “Si la comisión confirma que violó las regulaciones por uso de drogas, podrían multarlo o suspenderlo o una combinación de ambas”.

La multa podría ascender hasta el total de los 100.000 dólares recibidos por el combate, aunque ya hubo una dedución de 6.600 por deuda de manutención al hijo de Casamayor.

Campeón mundial juvenil en Puerto Rico y olímpico en Barcelona-92, Casamayor besó la lona en el quinto, sexto y octavo round frente a Bradley, antes de que su entrenador Miguel Díaz lanzara la toalla para impedir que continuara el castigo.

La pelea sirvió para ratificar lo que infinidad de especialistas pregonaban: Casamayor asistía a su último ascenso al ring, pues para incrementar la ventaja de Bradley, el veterano púgil caribeno estuvo más de un mes fuera del gimnasio por un accidente de tránsito que le provocó lesiones menores en la espalda y las costillas.

Dolorosa despedida para “El Cepillo” cubano, quien acumuló una exitosa carrera sobre el encordado que puede abrirle las puertas del Salón de la Fama de la disciplina.

Comenta sobre este articulo