miguelprado pikmarz282013Nota de Prensa/ WBA. El Comité de Clasificaciones de la Asociación Mundial de Boxeo es actualmente presidido por Miguel Prado, y cuenta con Gustavo Padilla como vicepresidente. Ambos se encargan de revisar, mensualmente, las actuaciones de los púgiles de las diferentes categorías y sus registros.

Todas las actuaciones de este componente de la AMB responde a un manual llamado Normas y Procedimientos para Clasificaciones, creado en 1978 por el actual presidente del ente, Gilberto Mendoza, y revisado en las Convenciones Anuales hasta el presente.

Dicho Comité se encarga de publicar la clasificación durante los primeros cinco primeros días de cada mes. En la misma, se presentan los cambios o movimientos en consecuencia de las peleas ganadas o derrotas de cada boxeador, durante los 30 días previos.

Los movimientos son realizados tomando en cuenta, además de los resultados, las estadísticas de las peleas. También se estima sí algún boxeador le ganó a otro que estuviese en el ranking, sí fueron peleas de títulos regionales, entre otras características.

Obviamente, los responsables de las clasificaciones deben consultar con el resto de los integrantes del Comité. Además, de respetar la tabla del sistema de puntaje empleado para poder ubicar a los púgiles en los diferentes peldaños.

No sólo son tomadas en cuenta las victorias de cada peleador, sino también las derrotas y el cómo sucedió cada una de ellas.

Los reglamentos, para mantenerse dentro de la clasificación, exigen entre otras cosas el tener al menos una pelea en un período de 90 días, entre las categorías de los mínimos hasta los cruceros. Tomándose en cuenta los casos de causas justificadas.

En el caso de los pesados, ese tiempo se extiende hasta 180 días para pelear.

Los integrantes del Comité de Clasificaciones también están en la obligación de tomar en cuenta las peleas obligatorias y de las eliminatorias, según sea el caso.

Un boxeador puede ser excluido de esa clasificación cuando pierde con otro no clasificado, cuando renuncia al derecho de combatir por causas no justificadas, al perder peleas de títulos continentales, imposibilidad de cumplir con el peso, entre otras consideradas por el grupo que conforma el Comité.

Con relación a la imposibilidad de cumplir con el peso exigido, y la decisión de cualquier boxeador de cambiar de división, es importante resaltar que el estar clasificado en la categoría anterior no quiere decir sea un seguro de mantenerse dentro del ranking en su nuevo peso.

El fin último de la AMB, y del Comité de Clasificaciones, tal como lo explica en el manual es el de contribuir a evaluar y jerarquizar, de una forma justificada y coadyuvar a cada boxeador para obtener títulos en las diferentes categorías.

Con esto se busca mantener un orden dentro de cada división, con un control acerca de las peleas y la disponibilidad de retadores o campeones para las refriegas de la AMB.

Comenta sobre este articulo