GGGPrensa AMB. La verdad nada nuevo que decir o esperar para este sábado cuando el campeón mediano de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el kazajo Gennady Golovkin, suba al ring en el Madison Square Garden de Nueva York.

Su rival de turno es Curtis Stevens, peleador panameño estadounidense, que asegura estar listo para imponerse a Golovkin. En la conferencia de prensa de presentación del programa dijo “voy a destrozarlo”, mientras que el campeón sólo respondió “él no sabe en el problema en el cual está metido”.

Esas breves frases describen la situación. Golovkin se ha ido consolidando como uno de los campeones más fuertes, y además, ha dado muestras de su poder literalmente a diestra y siniestra.

Ha retirado en fila a sus últimos 13 rivales, todos por KO. Uno más espectacular que otro, pero todos sin dejar margen a la duda aunque ahora Gabriel Rosado opine lo contrario.

Lo cierto del caso es que 27 peleas ganadas, de ellas 24 antes del límite, no son para pensar que Golovkin se ha ganado la fama de ser un “Exterminador” o “Asesino” de gratis. Tiene boxeo, poder y hasta el carisma necesario para convertirse en más de lo que ya es.

Sin embargo, Stevens no es un rival para desmeritar. Tiene un récord respetable de 23-3 con 18 KO. Tal vez sus oponentes no han sido de renombre o peso como para presentar a Stevens como un verdadero candidato a terminar con la hegemonía que impone Golovkin, pero según muchos entendidos será un rival que debe darle pelea.

A pesar de eso, igual estoy segura que Golovkin en estos momentos no hay rival en su división que represente peligro real para su reinado.

Qué más quisiera como aficionada la historia fuera diferente, y apareciera un púgil que exija al kazajo por 12 asaltos en una guerra digna de revancha, y hasta de guión de película.

En resumen, Gennady Golovkin es un grande con mucha historia pendiente por contar con sus puños. Así que una vez más, a GGG voy.

Comenta sobre este articulo