MarquezAlvarado k15052014 4dd00Juan Manuel Márquez prefiere no tocar el tema Manny Pacquiao pues todo tiene un orden y mientras no supere a Mike Alvarado la posibilidad de volverlo a enfrentar está clasificada como un bonito proyecto.

“Antes del 2 va el 1 y no me puedo adelantar tanto. Alvarado es un peleador muy fuerte que viene muy motivado y un rival así se convierten en algo muy peligroso en lo que yo no me puedo confiar y bajar la guardia”, dijo a Canal de Boxeo el multicampeón mexicano quien ve en Alvarado el último obstáculo antes de volver a disputar la oportunidad de convertirse en monarca de los welters y el primer mexicano en conquistar cinco coronas internacionales absolutas.

Dinamita Márquez reconoció que cambió de opinión de manera drástica respecto a enfrentar por una quinta ocasión a Pacquiao al darse cuenta que en la baraja de posibilidades ningún nombre, de algún otro monarca welter, le significa una pelea interesante aunque entre los nombres de los campeones que militan en su categoría destaque el de Floyd Mayweather Jr., sobre Keith Thurman o Shawn Porter.

Respecto al compromiso que tiene este fin de semana en Inglewood, lugar en donde no se presenta desde hace 15 años, Márquez asegura sentirse emocionado y ansioso por subir al ring que le abrió las puertas en el terreno internacional cuando nadie en México quería enfrentarlo.

“Recuerdo muy bien que todos los muchachillos le huían, nadie quería enfrentarlo y por eso lo traje para acá. Era un diamante en bruto que nadie se quería topar”, explicó el multipremiado entrenador veracruzano Ignacio Beristain, quien ha estado en la esquina de Márquez desde sus inicios.

Márquez insistió en que su edad (40 años cumplidos) es una virtud más que una contra en su futuro:

“Yo lo veo más como un pro que como un contra. Pues son 21 años de experiencia en contra de un joven que tiene 10 años como profesional. Estoy seguro de que su corazón no le permitirá dejarme una pelea fácil, pero estoy preparado, física y mentalmente, para dar la pelea de mi vida”, finalizó el mexicano que mantiene un récord de 55 victorias, 40 de ellas por la vía corta, siete derrotas y un empate.

Este viernes Márquez y Alvarado tienen una cita con la báscula, el último trámite antes de enfrentarse en un duelo pactado a 12 episodios. La ceremonia del peso tendrá lugar en el Foro Inglewood y será abierta al público.

Comenta sobre este articulo