Tiquito20Lázaro Malvarez

Se movió como un felino, golpeó con precisión y nunca fue blanco fácil de un “toro”, que viajó desde Nicaragua con todas las ansias de llevarse el Campeonato Mundial Interino de las 130 libras de las Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Así resumimos el histórico triunfo de Bryan “El Tiquito” Vásquez ante Santos Benavides.

Fue un combate inolvidable no solo por su resultado, sino porque el ganador desarrolló un plan de pelea casi perfecto y digo casi perfecto porque la perfección no existe. Ante una entusiasta afición que se dio cita en el Club Peppers, en San José, Costa Rica, Vásquez transitó con suma facilidad un camino que pintaba escabroso.

El primer asalto marcó el destino del combate; el local enseñó su velocidad meteórica ante un Toro, que de miura por ratos solo tuvo el apodo. Hay que acotar que le sobró valentía al pinolero pero le faltó precisión para cortarle el paso a un contrincante que tuvo su noche: la noche de los campeones.

La esquina de Vásquez arrancó con ventaja desde el pesaje, pues Benavides llegó con 128.5 libras, mientras que Bryan desnudo se encaramó hasta las 130. Tal vez era el presagio de lo que se venía porque el mismo Toro reconoció que durante gran parte de la pelea le faltó empuje.

Las combinaciones iban y venían, mientras un Toro desordenado y peleando con la mirada en el piso solo atinaba perder round tras round. Al final los jueces les dieron la razón a los comentaristas de Canal de Boxeo y dos de los encargados de impartir justicia vieron la reyerta 119-109, mientras que uno más contemplativo escribió 118-109.

Así se escribió una noche con sabor a marimba, un instrumento muy tradicional por estas tierras, con la letra de un joven de 24 años que ahora espera por el ganador del combate entre el japonés Takashi Uchiyama y el mexicano Jorge Solís para ver quién es el más macho de las 130 libras.

Benavides fue un digno rival, caminó los 12 rounds, chocó cabeza con el Tiquito y hasta cayó al suelo producto en una movida enmarañada, solo que nunca vio de donde le venían los golpes y tampoco pudo conectar su potente mano zurda que le había deparado 17 de sus 21 victorias por vía del cloroformo. Vásquez, de 24 años, mejora a 28-0.

La “Guerra sin fronteras” fue testigo del regreso del peso completo Carl Davies, quien se agenció un rápido nocaut técnico ante Henry Sáenz cuando la campana del primer asalto estaba a punto de sonar. El gigante limonense caminó un poco sobre el cuadrilátero y cuando apretó el acelerador el árbitro detuvo las acciones.

Otros que intercambiaron de campana a campana fueron Elvin Pérez y Nelson Lara, pero el esfuerzo les permitió apenas llegar a un empate, en un combate de las 140 libras en el que muchos pensaron que Pérez mereció mejor suerte.

La noche comenzó con rápido triunfo de la venezolana Alys Sánchez ante la mexicana Abigail Ramos, mientras que el nicaragüense Carlos Rivas sacó del refrigerador una pelea que a todas luces y tarjetas tenía perdida con el panameño Luis García y el venezolano Yonfres Perejos fue superior al costarricense Cristián Flores.

Comenta sobre este articulo