pacmanvsmarquez1Enviado especial de Zona de Boxeo

MGM GRAND, Las Vegas. Decenas de mexicanos con Juan Manuel Márquez a la cabeza dijeron que fue un robo, pero los jueces y otra gran parte del público aplaudieron la victoria de Manny Pacquiao ante un Juan Manuel Márquez que no solo sufrió menos castigo que las anteriores víctimas del filipino (De La Hoya, Cotto y Margarito) sino que lo golpeó con efectividad.

El filipino sudó más de lo que muchos, incluyendo las casas de apuestas, pensaron para  imponerse por una decisión mayoritaria a Márquez en una gran pelea disputada la noche de este sábado en el MGM GRAND, de Las Vegas, lleno a más no poder.

Los aficionados que pagaron entre 200 y 1.200 dólares para ver a sus ídolos (en las taquillas normales porque en la reventa hicieron fiesta) disfrutaron de un gran combate que dos jueces votaron 116-112 y 115-113 por el Pacman, mientras que Robert Hoyle dio empatada  114-114.

Pacquiao, quien ganó unos 30 millones de dólares por este combate, reconoció que Márquez, quien se desembolsará unos 5 millones, fue un rival de altura y apenas escuchó el veredicto afirmó para no dejar dudas que había ganado la pelea y que la revancha era asunto de sus manejadores

 En la conferencia de prensa posterior al combate, Dinamita no se guardó nada y dijo no saber qué hacer para derrotar al filipino. “Tengo que analizar mi futuro con mi familia, con mi equipo de trabajo y ver si vale la pena continuar en el boxeo”, señaló al calor de un fallo que calificó de robo.

“No sé qué hacer para vencerlo, le pego y le pego y al final no puedo ganarle”, acotó al tiempo que recordaba las dos primeras peleas de esta trilogía en la que considera fue perjudicado.

La noche fue vivida con gran pasión por decenas de mexicanos que vinieron a ver la explosión de su “Dinamita” y tuvo uno de sus puntos altos cuando el popular cantante Cristian Castro entono las notas del himno nacional del país norteño. Por supuesto, los mariachis no podían faltar y fueron precisamente quienes acompañaron la subida de su ídolo al cuadrilátero.

Con todo y las protestas, la estadísticas a veces frías le dieron la razón a los jueces que contabilizaron 578 golpes conectados para Pacquiao y 436 para Márquez, quien tuvo mejor porcentaje (32%) al acertar 138, mientras que su contrincante registró un 30 % pero colocó 176.

El filipino hizo diana con 59 de los 304 jabs que lanzó (19%) y el mexicano 38 de 182 (21%), mientras que  en los golpes de poder también el Pacman se salió con la suya 117 de 274 (43%) por 110 de 254 (39%) del llamado “Dinamita”.

La noche de pelea de campeonato fue el escenario ideal para un emotivo homenaje al Campeón de peso completo, Joe Frazier, quien perdió el lunes anterior la batalla contra el cáncer de hígado. Al hombre de Filadelfia, lo recordaron como casi todos mostrando parte de sus tres históricas peleas con Muhhamad Alí.

En la pelea semiestelar el estadounidense Timothy Bradley sin llegar a ser una “tormenta del desierto” despachó fácil al cubano, Joel Casamayor, un futuro integrante del Salón de la Fama, que a sus 40 años vio pasar los mejores días en el boxeo.

En otros combates, Mike Alvarado  amplió su invicto a 32 éxitos sin fracasos al derrotar por nocaut técnico al colombiano Breidis Prescott en un entretenido desafío, mientras que Luis Cruz superó por la mínima a Juan Carlos Burgos.

La tarde-noche aquí en Las Vegas había comenzado con sonrisas para José Benavidez Jr. , Víctor Pasillas y Fernando Lumacad, quienes se impusieron a Sammy Santana, José García y Joseph Ríos, respectivamente.

Comenta sobre este articulo