dorticosParece una paradoja. Pero no lo es. El cubano Yunier Dorticós (13-0, 13 KOs) ganó por la vía rápida su decimotercera pelea consecutiva como profesional frente al ecuatoriano Livin Castillo (16-10-0, 10 KOs) en Miami, pero por su inexperiencia como boxeador profesional estuvo muy cerca de ser descalificado.

Dorticós aplicó una ráfaga de golpes a Castillo en el tercer asalto que obligó al árbitro Sam Burgos a detener la desigual pelea del peso crucero. Pero la euforia del boxeador caribeño desapareció de su rostro, cuando en su esquina se encontraba el comisionado de Florida, Tom Malloy, quien estuvo a punto de descalificarlo por golpear con la cabeza a su adversario, pegarle después de sonar la campana y también propinar un guantazo a Burgos.

Estos chicos tienen que aprender, dijo Malloy, que aceptó multar a Dorticós en lugar de descalificarlo por su inexperto proceder sobre el cuadrilátero. El refere Burgos, por su parte, explicó que le había señalado en varias ocasiones al cubano que debía mantener en control sus emociones.

En un momento en que fui a separarlos sentí un golpe en la cabeza y me percaté que era él, explicó Burgos. No quiero pensar que fue a propósito, pero pudo ser descalificado. Ojalá aprenda la lección”. Dorticós se encuentra a tres nocauts de empatar la marca para un púgil profesional cubano de 16 consecutivos que estableció Florentino Fernández y después Jorge Luis González quedó a uno de igualar.

Durante su carrera amateur en Cuba, Dorticós, 25 años, finalizó en segundo lugar en tres ocasiones en el Campeonato Nacional, en cada una de ellas por reveses ante Yusiel Nápoles en 2005, 2006 y 2007.

En la Copa Mundial en Moscú en 2005 sucumbió por nocaut en el segundo ante el kazajo Erdos Dhanabengerov después de alcanzar dos victorias.

Comenta sobre este articulo