canelo alvarez pekSaúl “El Canelo” (38-0-1, 28 KOs) tiene dos cuentas pendientes. La primera la puede resolver con sus puños frente al puertorriqueño Kermit Cintrón (33-4-1, 28 KOs) en la defensa de la corona del peso superwelter del Consejo Mundial de Boxeo el sábado 26 de noviembre en la Plaza Monumental de México.

La otra es una demanda judicial del también púgil Ulises “Archie” Solís, campeón mundial minimosca, por presuntamente haber recibido en la calle una golpiza de Canelo, quien lo acusó de sostener relaciones con su ex mujer y la madre de su hija.

Sobre el combate con el boricua, el Canelo señaló que se encuentra en magnífica forma física y listo para retener la faja que ganó a Mattew Hatton, el 5 de marzo en Anaheim, California y después retuvo con sendos nocaut ante Ryan Rhodes y Alfonso Gómez.

“Todos hablan, critican, siempre dicen que vienen bien preparados y a la hora de la verdad, muerden el polvo”, respondió el Canelo a declaraciones de Cintrón en las que asegura ganará por la vía rápida.

“El asesino” Cintrón sabe que es real el símil de que va como un toro al matadero, porque precisamente encontrará un público gritando hasta el delirio a favor del Canelo en la famosa plaza de toros de México.

Aún así, lanza el reto y desafía a su más joven adversario, lo que eleva a niveles incalculables la tensión: “Voy a noquear a Canelo y no me importa el público, voy a pelear contra un boxeador encima del ring, no contra la gente”.

Cintrón derrotó a Antwone Smith por fallo unánime en su más reciente combate en agosto, pero antes cayó en par de ocasiones sucesivas.

Pero fuera del encordado, Canelo afronta una situación embarazosa que puede reportarle hasta cinco años de cárcel, una multa cuantiosa y hasta el fin de su carrera como boxeador si lo encuentran culpable de la acusación de “Archie” Solís.

Solís afirmó que producto de los golpes de Canelo fue sometido a una intervención quirúrgica máxilofacial por doble fractura en la mandíbula y que resultó imprescindible colocarle tres placas.

“Sufrí un daño que repercute en mi carrera, pues yo vivo de pelear”, dijo Solís, quien asegura debe permanecer fuera del ring entre tres y ocho meses. “No es justo que venga y me agreda mientras me encontraba preparándome para ganarme la vida. Yo solo pido justicia”.

Canelo ha reiterado que nada tiene que ver con el lamentable incidente y que solo está enfocado en su combate con Cintrón.

“Solo quiero aclarar que no es verdad”, escribió el Canelo en su cuenta de Twitter. “No se crean todo lo que dicen. La verdad no sé de qué me hablan ni por qué lo hacen”.

Con solo 21 años, Canelo Álvarez es una de las figuras en ascenso en el boxeo y sería lamentable que su incipiente carrera tuviera un triste final si se comprueba que se dejó llevar por los celos y atacó bestialmente a Solís.

“Soy un joven que nunca se ha envuelto en escándalos ni en problemas”, refirió. “No tengo nada que temer y si hubiera algo de verdad en las acusaciones, lo hubiera cancelado todo”.

Ahora le corresponde resolver primero su disputa con Cintrón y más tarde esperar por el veredicto de la justicia. Pero ambos pleitos mantienen al Canelo en el vórtice de un huracán.

Comenta sobre este articulo