roach pek“Maravilla no es un gran boxeador y Chávez Jr. puede patearle el trasero”. La frase sería insignificante si saliera de los labios de un charlatán o de un desconocedor del boxeo. Pero proviene de Freddie Roach, uno de los mejores entrenadores del mundo, actualmente con la batuta de la preparación del astro filipino Manny Pacquiao.

Roach, de 51 años y cuatro veces elegido Mejor Técnico del Año, reconoció que Sergio Martínez (48-2-2, 27 KOs), campeón diamante mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ha evolucionado positivamente sobre el ring. Pero al mismo tiempo insiste que el argentino posee inferior calidad que su pupilo Julio César Chávez Jr., quien derrotó por nocaut en cinco asaltos al estadounidense Peter Manfredo el 19 de noviembre, en Houston, Texas.

“Hagámosla ahora mismo”, dijo Roach sobre el posible enfrentamiento Chávez Jr.-Martínez. “Estamos listos. Y aunque sé que “Maravilla” es un gran atleta, no un gran peleador, Tiene muy buena condición atlética, pero eso resulta insuficiente para ser considerado un gran boxeador”, añadió el Salón de la Fama del pugilismo mundial y también exaltado al nicho de los inmortales en el estado de California en 2006.

Tal como lo ha hecho Pacquiao, también Chávez Jr. (44-0-1, 31 KOs) reconoce cómo ha mejorado dentro del cuadrilátero bajo la asesoría de Roach, un hombre que también guía los pasos de Bernard Hopkins, el inglés Amir Khan y el ucraniano Wladimir Klistchko. “Me convirtió de un niño consentido a un boxeador de verdad”.

Igualmente el hijo de La Leyenda insistió en efectuar la pelea con el astro sudamericano al considerar que “me daría credibilidad porque es el mejor campeón de las 160 libras y si la acepta el promotor Bob Arum, el combate se hará”.

Martínez, de 36 años, venció en marzo por nocaut en ocho asaltos al ucraniano Sergey Dzinziruk por el título diamante, que más tarde retuvo al noquear al inglés Darren Barker en octubre, en New Jersey.

Comenta sobre este articulo