Jr o caneloCon su estupenda demostración ante el titular Manny Pacquiao, Juan Manuel Márquez le dio un giro boxístico a la antológica interrogante del huevo y la gallina: todavía expertos y aficionados debaten cuál de los dos, el mexicano o el filipino, fue realmente el primero en el ring.

Por lo sucedido en el MGM de Las Vegas, este redactor colocaría a “Dinamita” en el número uno entre los boxeadores aztecas de hoy. Pero este hoy, a los treinta y tantos años del chilango, es de una desconsolante brevedad.

¿Tendrá Márquez ansias de otro combate ante Pacman? Y si las tiene, ¿le llegará la oportunidad cuando su cuerpo conserve todavía un poco de juventud?

Implacable, el tiempo aconseja entonces –prudentemente– colocar la guinda del pugilismo mexicano en otra copa, seguramente en alguna de las que beben dos jóvenes de rostro amable, Julio César Chávez Jr. o Saúl “Canelo” Álvarez.

Del hijo de “la leyenda”, estrella de igual nombre, se dijo bastante hace unos días, con su nuevo triunfo, por la vía rápida, frente al peso mediano Peter Manfredo. A sus 25 años, Chávez deshizo las aspiraciones de un rival que manifestó sus intenciones de abandonar definitivamente el ring si no podía con su oponente.

Aún más joven, y con su apariencia de gringuito, el veinteañero Saúl “Canelo” Álvarez comienza a acaparar la atención, porque el próximo campanazo lo lanzará a pelear, nada menos que en la Plaza Monumental, del Distrito Federal en contra del boricua Kermit Cintrón.

Vertiginoso como un intercambio de golpes en una esquina, el boxeo mexicano deja atrás a Márquez y a Chávez para centrarse en la espera del combate de “Canelo”, pactado para el 26 de noviembre.

Y como tráiler de película calificada “R”, el programa está antecedido de alarmas de sexo y violencia, pero fuera del ring, con la denuncia de una supuesta agresión –por asuntos de faldas—de “Canelo” contra el también boxeador Ulises “Archie” Solís.

¿Está el chamaco en verdaderos líos con la justicia, o hay un condimento de propaganda en todo esto?

Esperemos, para –entre otras cosas—perfilar quién es el mejor boxeador mexicano del momento. Hoy, es Dinamita, pero –como pregona la canción— “yo no sé mañana”.

Comenta sobre este articulo