antonio margaritoLa incertidumbre que se extendía por varios días llegó a su fin: la Comisión Atlética de Nueva York concedió la licencia al mexicano Antonio Margarito (38-7, 27 KOs) para que pueda luchar el 3 de diciembre en el Madison Square Garden, de Nueva York, por la corona superwelter de la AMB que posee el puertorriqueño Miguel Cotto (36-2, 29 KOs)

Derrotado por Margarito en una cruenta pelea que finalizó en 11 asaltos el 26 de julio de 2008, Cotto esperaba con impaciencia la revancha, aunque posee el título superwelter, que conquistó por nocaut en nueve rounds ante Yuri Foreman el 5 de junio de 2010.

“Va a haber pelea”, dijo Bob Arum, promotor de Top Rank al conocer el resultado de la Comisión. “Es lo que queríamos, que el combate se efectuara en Nueva York, porque las entradas están casi todas vendidas y habrá un ambiente electrizante alrededor del pleito”.

Margarito sufrió una seria lesión ocular por los golpes recibidos durante el revés por decisión unánime ante el filipino Manny Pacquiao el 13 de noviembre en Arlington, Texas.

Aunque en un principio los pronósticos apuntaban a que estaba muy cerca el fin de su carrera, posteriormente se sometió a una cirugía de cataratas, que incluyó el implante de un lente artificial para ajustarle la visión. La recuperación resultó casi milagrosa y el optimismo por el regreso al ring acogió a Margarito y sus asesores. Establecido el choque con Cotto en la multiétnica ciudad estadounidense, comenzó el proceso para obtener la imprescindible licencia de la Comisión Atlética de la ciudad.

convencida de la total recuperación del peleador y frente a la posibilidad de que el “Tren Expreso” sufriera un daño irreversible que podría provocarle una ceguera total, la comisión le negó la licencia a principios de noviembre, pero dejó abierta las puertas para una audiencia para exponer su caso.

Después de escuchar la opinión favorable de los médicos que representaban a Margarito, la comisión señaló su desacuerdo e indicó que el pugilista azteca debía trasladarse de México a la Gran Manzana para un exhaustivo chequeo de un especialista de su confianza.

“Entendimos que Nueva York trataba de tener la seguridad de parte de los galenos que ellos escogieron”, precisó Arum. “Pero estábamos seguros que esta vez sí darían la licencia”.

Según fuentes cercanas a Margarito, el púgil mexicano primero visitó en forma extraoficial al doctor Kenneth Rosenthal, presidente de la New York Intraocular Lens Implant Society. Su opinión fue que Margarito está “listo para pelear y sería una farsa si no le diesen el permiso”.

Horas después el también el oftalmólogo Michael Goldstein, escogido por la comisión, examinó a Margarito y dio el visto bueno para el pleito ante Cotto en la urbe neoyorquina. Ahora el combate es una realidad.

Comenta sobre este articulo