Ya no hay obstáculos. Ni la báscula, ni el estropeado ojo del Tornado de Tijuana. Nada puede detener el combate mañana entre el campeón puertorriqueño Miguel Cotto y el mexicano Antonio Margarito en la discusión de la corona superwelter en el Madison Square de Nueva York.

Hoy Cotto (36-2-0, 29 KOs) marcó 152,25 libras en tanto Margarito (38-7-0, 27 KOs) lo hizo para 152,50 en una abarrotada instalación, que tal como ocurrirá mañana sábado 3 de diciembre, llenaban los “neoyorikans” con banderas y gritos favorables a la pequeña isla caribeña y a su prestigioso monarca.

Sin mencionar la lesión del peleador mexicano, el entusiasta público boricua será una de las ventajas que tendrá Cotto. También que ha peleado ocho veces en la urbe de los rascacielos, seis de ellas en el Garden, otra en el majestuoso Yankee Stadium y la restante en el Hammerstein Ballroom.

“No voy a decepcionar a la gente de Nueva York, voy a salir con el brazo en alto”, dijo Cotto, quien no deja de mencionar la alteración de las vendas de su rival en el choque que perdió en 11 asaltos en 2008.

E igualmente el representante de la Isla del Encanto llevará la mejor parte en la distribución de las ganancias, con una bolsa segura de cinco millones de dólares y un porcentaje superior de las ventas en el denominado “pague por ver”.

El guerrero azteca recibirá 2,5 millones de dólares y una cifra menor que la de Cotto en los ingresos provenientes de la venta televisiva del combate en la cadena HBO, que tiene los derechos para divulgarlo.

Según la promotora Top Rank, que organiza el pleito, ya estaban vendidos más de medio millón de paquetes, superior a los 490.000 servicios que se vendieron solo en los Estados Unidos cuando el anterior combate entre ambos púgiles hace tres años.

Evidentemente la cifra continuará incrementándose en las horas previas al esperado enfrentamiento y también la bolsas de ganancias de ambos contendientes, así como de todo el engranaje que la lleva a cabo.

Llegó la hora de la verdad: Cotto y Margarito están listos y también los 20 mil fanáticos que pagaron su entrada para presenciar los golpes en el Madison Square Garden. Otros cientos de miles con un poco menos de suerte la verán a través de la pequeña pantalla. Que suene el gong. ¡¡¡ A pelear!!!

Comenta sobre este articulo