El mexicano Marco Antonio “Veneno” Rubio (52-5-1. 45 KOs) tiene un “as de triunfo” escondido bajo la manga para su próximo enfrentamiento con el estadounidense Matt “El Depredador” Vanda (44-13-0, 24 KOs) el 16 de diciembre en Las Vegas.

Rubio acumula nueve triunfos consecutivos, cinco de ellos por la vía del sueño, el más reciente finalizado en el quinto asalto ante el ghanés Mohammed Akrong en San Luis, Potosí, donde alcanzó el título interino de la división mediana, versión Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Semanas atrás “Veneno” Rubio entrenó junto a Miguel Cotto en Orlando, Florida, para el combate que el boricua después ganó por nocaut en diez round al mexicano Antonio “El Tornado de Tijuana” Margarito, en el mítico y abarrotado Madison Square Garden, de Nueva York

No fue casual que Rubio asistiera al campo de entrenamiento de Cotto. Los preparadores del campeón mundial superwelter lo buscaron porque sus características personales se asemejan a las de Margarito: fajador, de gran pegada y siempre en busca de la corta distancia para desgastar a su rival.

“Será una gran experiencia y siento que nos servirá de mucho a Cotto y a mí”, dijo Rubio en la ciudad de Florida sin comprender la importancia que tendría su presencia al lado del astro caribeño. “Los dos buscamos ser campeones del mundo y la intención es entrenar a tope”.

Lo que no sabía Rubio es que se encontraba bajo la pupila de un hombre que del anonimato en el profesionalismo pasó a la fama en solo una noche: el entrenador cubano Pedro Luis Díaz Benítez. La asesoría de Díaz Benítez se ha convertido en una especie de “carta de triunfo” para Rubio a la luz del resultado obtenido por Cotto.

Díaz Benítez preparó con exquisitez a Cotto. El plan táctico llevado a cabo por el boricua y la forma en que se presentó en el Garden neoyorquino no dejaron lugar a dudas de los conocimientos del doctor cubano, que rompió barreras conceptuales en cuanto a las diferencias entre el amateurismo y el campo rentado.

Vanda no ha tenido grandes resultados en sus últimos ascensos al cuadrilátero. En el más reciente dio KO en el tercer asalto a su compatriota Harley Kilfian, en Saint Paul, Minnesota, el 11 de noviembre, pero antes sufrió dos reveses sucesivos.

Uno de ellos frente al veteranísimo mexicano de 40 años, Luis Ramón Campas (99-16-1, 78 KOs), por decisión unánime el 18 de febrero en Sonora, México.