toprank pikAún sin borrarse de la memoria de millones el recuerdo del muy parejo tercer duelo entre el filipino Manny Pacquiao y el mexicano Juan Manuel Márquez, ya el empresario Bob Arum y su firma promotora Top Rank se han lanzado en pos de los contactos requeridos para garantizar una cuarta pelea entre ambos boxeadores en el año 2012.

Pacquiao (54-3-2, 38 KOs) obtuvo una cerrada votación dividida sobre Márquez (53-6-1, 39 KOs) el 12 de noviembre, lo que permitió al filipino retener la faja de campeón mundial de peso welter (hasta 144 libras) de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). Numerosos medios de prensa mexicanos, de América Latina, y el sector hispano en Estados Unidos consideraron “un robo”el veredicto en favor del Pacman.

En honor a la verdad, fue un combate muy cerrado, en el cual Márquez evidenció que, a los 38 años de edad, puede conseguir una excelente preparación y batirse de tú por tú con quien es considerado el pugilista profesional número uno del planeta.

Los intentos de Bob Arum por materializar un cuarto duelo Pacquiao-Márquez en el 2012 parecen estar más que justificados desde el punto de vista financiero. Amén del prometedor espectáculo boxísitico, pues nunca el asiático ha podido avasallar al mexicano, como a otros calificados adversarios, al extremo de obtener dos cuestionados triunfos por decisión arbitral, y un empate.

Tan sólo la tercera pelea, disputada en el MGM Grand, de Las Vegas , Nevada , generó entre 50 y 60 millones de dólares, de ellos 30 millones destinados al vencedor, y cinco para el perdedor. Bob Arum supo exprimir al máximo estos pleitos, y por eso prefiere garantizar la cuarta parte de esta rivalidad filipino-mexicana, antes que un esperado duelo entre Pacquiao y el invicto estadounidense Floyd Mayweather.

Mientras el promotor Oscar de la Hoya, quien preside la firma Golden Boy Promotions, hace gestiones para organizar el enfrentamiento entre los dos mejores pugilistas del momento (Pacquiao y Mayweather), su principal adversario en el mercado, Bob Arum, prefiere apostar por otra bronca entre Pacquiao y Márquez.

Y en honor a la verdad, Bob Arum lleva las de ganar, pues el empresario de Top Rank tiene el control promocional de ambos boxeadores y, al menos en el lado mexicano, que mueve significativas sumas y no pocas influencias, existe un marcado interés por materializar ese acontecimiento deportivo.

Pero hay obstáculos. Está por verse que piensa Juan Manuel Márquez al respecto, pues el mexicano había dejado entrever la posibilidad del retiro, tras su discutido revés con el Pacman. También queda por saber si al astro filipino le interesa la confrontación, aunque su entrenador Freddy Roach ha dicho “Márquez merece una cuarta oportunidad”.

La edad pudiera ser el principal obstáculo en el caso de Márquez. Con 39 años no sería tan fácil prepararse a tope para pelear con Pacquiao, quien llegaría al eventual duelo con 33 y aún en el tope de sus posibilidades físicas. Sin embargo, en 2011, a los 38 años, Márquez demostró una condición física excelente, al menos frente al Pacman.

Por otra parte, los números también son elocuentes. Pacquiao ganó 15 peleas consecutivas después de su derrota con el mexicano Erick Morales, el 19 de marzo de 2005, en tanto que Márquez acumuló nueve triunfos y cuatro derrotas en sus 13 más recientes salidas al cuadrilátero, a partir de marzo de 2006. Existe una clara ventaja del filipino, y ello pudiera pesar a la hora de concretar una cuarta pelea.

No obstante, Bob Arum es un hombre empecinado, y posee recursos para conseguir sus propósitos. El principal, su capacidad para generar ganancias y tentar a las partes involucradas, al margen de posibles riesgos.

En el plano meramente boxístico, la rivalidad Pacquiao-Márquez, acrecentada tras una trilogía memorable, constituye un importante aspecto en favor del posible combate, que los mexicanos piden a gritos, para demostrar “que su cuate es mejor y fue despojado de la victoria, al menos un par de veces”.

Comenta sobre este articulo