maravilla pikBuenos Aires.Aún alejado momentáneamente del ring, Sergio “Maravilla” Martínez, el renombrado campeón de Diamante y Emérito del CMB está hoy en boca de todos en Argentina.

No por las especulaciones que de manera incesante surgen sobre quién pudiera ser su próximo rival, o por sus recientes “ataques cibernéticos” contra alguno de los entrenadores de sus potenciales oponentes.

Esta vez, las voces se dejan escuchar después de conocerse la nominación de “Maravilla” para luchar (esta vez sin guantes y fuera del cuadrilátero) por el preciado Olimpia de Oro, al mejor deportista argentino del año.

Instituido en 1954 por el Círculo de Periodistas Deportivos de esta nación suramericana el premio resulta esquivo para los púgiles desde 1994, cuando lo mereció el por entonces monarca mundial de los superwelters Julio César Vásquez.

Antes de Vásquez levantaron el Olimpia de Oro otros siete estilistas, entre ellos el tricampeón del orbe en los pesos mosca Santos Laciar, único de los deportistas argentinos que ha podido conseguir este preciado lauro en tres años consecutivos: 1982, 1983 y 1984.

Para la porfía de 2011, cuyos resultados se conocerán el próximo 20 de diciembre, la terna de boxeadores nominados la completan Marcos Maidana y Omar Narváez.

Pero la mayoría aquí se inclina por “Maravilla” Martínez, quien a comienzos de octubre pasado defendió con éxito en el Boardwalk Hall; de Atlantic City, el cinturón de Diamante de los medianos del Consejo Mundial de Boxeo, al vencer con un nocaut espectacular en el undécimo asalto al hasta entonces invicto británico Darren Barker.

Después de ratificar su primacía, el ídolo de Quilmes lanzó a los cuatro vientos un desafío: Ahora estoy dispuesto a pelear contra quien sea, dijo, en alusión clara y directa a por lo menos tres hombres: el filipino Manny Pacquiao, el mexicano Julio César Cháhez Jr. y el estadounidense Floyd Mayweather.

Sin embargo, en una visita a esta capital a comienzos de noviembre pasado, el propio fajador argentino se encargó de echar por tierra la posibilidad de medirse con Pacquiao, pues según explicó los manejadores del boxeador asiático evidenciaron que no les conviene arriesgar y todo lo negociado quedó en la nada.

Con Chávez, quien semanas atrás en su primera exposición del campeonato de peso medio del CMB noqueó al estadounidense Peter Manfredo en cinco asaltos, las cosas parecen también marchar por el mismo camino de las evasivas, lo cual ha desconcertado a “Maravilla”.

Tanto es así que ante un comentario difundido a través de Twitter por el entrenador del mexicano, Freddie Roach, en el que calificaba a Martínez como apenas “un atleta”, el argentino disparó: “hablar es gratis; haz la pelea”.

Ante este panorama, para el campeón emérito parece quedar claro que su rival más asequible para 2012 será el norteamericano Mayweather, con cuyos manejadores –dijo- se han avanzado algunas tratativas.

Mayweather es lo que quiero en mi futuro. Es una buena pelea y sé que lo puedo vencer, anticipó “Maravilla” Martínez en sus declaraciones a la prensa, en las cuales anticipó además que entre sus planes inmediatos está enfrentar en marzo próximo, en el Madison Square Garden, a un boxeador de primera línea.

Comenta sobre este articulo