roach pikAunque en los pasados 12 meses el preparador estadounidense Freddie Roach ingresó al Salón de la Fama en 2011, su trono como mejor Entrenador del Año está en peligro por tres fuertes aspirantes: el mexicano Roberto García, el estadounidense Virgil Hunter y el cubano Pedro Luis Díaz.

Considerado el “gurú” que prepara con exquisitez cada detalle del filipino Manny “Pacman” Pacquiao, Roach ganó la distinción de mejor técnico en 2008, 2009 y 2010 consecutivamente y también en 2003 y 2006.

Pero ahora el reconocimiento le puede resultar esquivo a Roach, pues Pacquio venció en una controversial pelea al mexicano Juan Manuel Márquez y por otro lado el británico Amir “King” Khan, otro de sus discípulos, perdió ante el estadounidense Lamont Peterson, aunque el árbitro Joseph Cooper resultó protagonista del veredicto al quitarle dos puntos a Khan en el séptimo y duodécimo rounds.

“El abuelo” García orientó con precisión a Nonito “El Relámpago” Donaire (27-1-0, 18 KOs), quien obtuvo dos victorias en 2011 y se las verá el 4 de febrero frente al puertorriqueño Wilfredo “Papito” Vázquez Jr. (21-1-1, 18 KOs) en Texas.

Donaire derrotó por decisión unánime al argentino Omar Narvéz en el WaMu Theather, de Nueva York y por nocaut técnico en el segundo asalto al veterano mexicano Fernando “Cochulito” Montiel (46-4-2, 36 KOs) en Las Vegas.

También el invicto estadounidense Brandon “Bam Bam” Ríos (29-0-1, 22 KOs) incrementó el prestigio de García con tres éxitos ante el británico John Murray (31-2-0, 18 KOs), el mexicano Urbano Antillón (28-3-0, 20 KOs) y el venezolano Miguel “Aguacerito” Acosta, cada uno antes del límite de tiempo.

Una mancha que puede obstaculizar la designación de García es el revés por nocaut técnico de su alumno Antonio Margarito frente al boricua Miguel Cotto el 3 de diciembre en el Madison Square Garden en Nueva York.

Hunter saboreó hasta el delirio el triunfo de su pupilo, el norteamericano Andre Ward (25-0-0, 13 KOs) el 17 de diciembre en Atlantic City, donde conquistó por fallo unánime la Copa Super Six frente a Carl “La Cobra” Froch.

E igualmente Ward se impuso en mayo por decisión de los tres jueces frente al alemán Arthur “King Arthur” Abraham (32-3-0, 26 KOs) en Carson, California.

Tan inesperada y convincente resultó la victoria de Cotto frente a Margarito, que el doctor cubano Pedro Luis Díaz merece integrar el grupo de los nominados a Mejor Entrenador del Año.

Muchas críticas recibió Cotto por romper con el reconocido Emanuel Steward, hombre que ha guiado la carrera de grandes estrellas, y ocupa un lugar en el Salón de la Fama del boxeo internacional.

Pocos, muy pocos, le conferían posibilidades de triunfo a Cotto, y peor aún que con la inexperiencia de Díaz pudiera ofrecer un buen espectáculo ante el “León de Tijuana”, un guerrero incansable.

Pero la exhautiva preparación de Cotto no dejó margen a dudas, tal como señaló el propio Díaz: “Vimos a un boxeador técnico, rápido que combinó todo tipo de golpes y trabajó las tres distancias. Demostró que es un excelente atleta, que utilizó magistralmente sus movimientos para evitar las cuerdas”.

Quizás Díaz no reciba el importante reconocimiento, pero fue tan relevante su labor con Cotto que debían crear el pergamino de “Entrenador Revelación” del año.

Díaz saltó en un solo día del anonimato a la cima del pugilismo profesional. Nunca antes un desconocido había dejado tan mal parados a los “especialistas” en una pelea de similar trascendencia y respaldo mediático.

Comenta sobre este articulo