maravillaBuenos Aires.- El campeón Emérito y de Diamante del CMB, el argentino Sergio “Maravilla” Martínez, calentó temprano el ambiente boxístico del 2012 al disparar a mansalva contra el monarca de los medianos Julio César Chávez Jr., a quien calificó como “el boxeador más cobarde del mundo”.

Chávez está esquivando una pelea conmigo de manera patética y vergonzosa, poniendo mil excusas, afirmó “Maravilla” en declaraciones a medios nacionales de prensa, que todavía hoy encuentran amplio eco.

Si el CMB no me da directamente el cinturón que tiene Chávez Jr., no lo deja vacante, o me da una opción creíble (para enfrentarlo), entonces no trabajo más con ellos, aseguró el púgil argentino, quien consideró un honor haber tenido el Cinturón de Diamante, “pero no lo voy a defender”.

Según la opinión de “Maravilla”, el problema de Chávez, su manejador Bob Arum y el entrenador Freddie Roach es que tienen la boca mucho más grande que el cerebro. Por eso dicen tonterías y cosas fuera de sitio, manifestó.

Chávez sabe que hay un mundo de diferencia entre él y yo, y eso hace que tome conciencia de lo que le puede pasar si sube a un ring conmigo, continuó Martínez antes de concluir: “Si quieren tener un campeón de mentira, de papel, una verdadera vergüenza, que lo tengan. Yo me abro de esto”.

El fajador de Quilmes, en la provincia de Buenos Aires, defendió con éxito en octubre pasado en Atlantic City el cinturón de Diamante de los medianos del Consejo Mundial de Boxeo, al vencer con un nocaut espectacular en el undécimo asalto al hasta entonces invicto británico Darren Barker.

A partir de ahí insistió en que su próximo rival debería ser Chávez Jr., quien un mes después en su primera exposición del campeonato de peso medio del CMB noqueó en el quinto round al estadounidense Peter Manfredo. Sin embargo, Arum se ha rehusado a dar el visto bueno a ese combate.

Ante esta situación, “Maravilla” Martínez (48-2-2 y 27 KO) confirmó que su próxima pelea será el 17 de marzo en el Madison Square Garden contra el irlandés Mathew Macklin (28-3-0 y 19 KO).

El campeón de Diamante reconoció que éste es un rival “duro, fuerte, pesado, que va a ofrecer guerra y querer ganar el combate como sea”.

Es un clásico fajador europeo, que sale a buscar la pelea de tú a tú en los tres minutos de cada round y si puede hasta en los descansos, por lo cual tengo que “centrarme al ciento por ciento” en esa pelea, reconoció “Maravilla”.

Comenta sobre este articulo