venenochavezComo le ocurre a infinidad de amantes del pugilismo, cada día sufro del engaño de los hombres que mueven los hilos del boxeo. Verdades a medias. Conversaciones secretas. Promesas incumplidas. Intrigas. Y la lista sería interminable.

El nuevo capítulo tiene que ver con la pelea entre los mexicanos Marco Rubio y el campeón mediano Junior Julio César Chávez, que se anunció con bombos y platillos para el 4 de febrero en el Alamodome de San Antonio, Texas.

Comenzamos a frotarnos las manos ante el suculento platillo que acogería al hijo de La Leyenda y el potente pegador conocido como “Veneno” porque anestesia a sus adversarios con la fuerza de sus puños.

Y casi de inmediato ambos iniciaron la guerra verbal, una especie de campo de batalla previo, que los medios respaldan con grandes cintillos y hasta en los más mínimos detalles.

Pero José Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) echó por tierra el combate, que sería televisado por HBO a través de su programa “Championship Boxing” y llegaría a México por la señal de TV Azteca.

“(La promotora) Top Rank no se ha comunicado con nosotros y así no reconocemos como oficial la defensa del título de Julio César Chávez frente a Marco Rubio anunciada para febrero”, señaló Sulaimán a ESPN Deportes.

El directivo del CMB disculpó a los dos púgiles y enfiló los cañones hacia los promotores y los responsabilizados con el anunciado encuentro.

“El reglamento exige que pidan aprobación y no la han solicitado”, añadió Sulaimán de 80 años y más de 35 al frente de la organización. Chávez no irá por el título, pero no es su culpa, es de su promotor”.

Hace pocos días el argentino Sergio “Maravilla” Martínez, para muchos el mejor de la división, rompió relaciones con el CMB y renunció al título de campeón mundial honorífico, porque la entidad no le exigió a Chávez que lo enfrentara a mediados de 2012 como se había pactado inicialmente.

“Estoy decepcionado de la forma en la que un campeón como Chávez Jr. evita pelear”, precisó Martínez. “No hay cobarde más grande que Chávez, seguido por (el entrenador Freddie) Roach y (el promotor Bob) Arum”.

Martínez propinó espectacular nocaut en el undécimo asalto al hasta entonces invicto británico Darren Barker en octubre en Atlantic City. En lo adelante enfiló su objetivo hacia Chávez Jr., quien un mes después noqueó en el quinto round al estadounidense Peter Manfredo.

“Si quieren tener un campeón de mentira, de papel, una verdadera vergüenza, que lo tengan. Yo me abro de esto”, precisó Martínez antes de abandonar la organización y renunciar a su corona.

Ante la avalancha de cuestionamientos y casi al borde del ridículo, Sulaimán se vio obligado a respaldar al boxeador argentino.

“Maravilla ya no quiere pelear para el CMB y HBO porque no tiene lo que merece”, argumentó Sulaimán. “Él tiene todo el apoyo del Consejo. Nadie lo pide. Se lo damos porque es justo”.

De continuar el proyecto, Chávez (44-0-1, 31 KOs) hará la segunda defensa del título ante el “Veneno” Rubio (53-5-1, 46 KOs), quien tiene una racha de diez victorias consecutivas, nueve de ellas por KO.

¿Se efectuará el combate entre “Veneno” Rubio y el Junior Chávez? No tengo idea, pero sí ratifico con toda mi fuerza que los responsables del boxeo continuán manipulando a la opinión pública en busca de sus mejores intereses.

Comenta sobre este articulo