may pikEl invicto púgil estadounidense Floyd “Pretty Boy” Mayweather recibió hoy un inesperado regalo en el día de los Reyes Magos”, que le permitió evadir el ingreso a la cárcel por seis meses como había sido sentenciado previamente por agresión y violencia doméstica.

La jueza Melissa Saragosa, de la Corte Suprema del Condado de Clark, accedió a una petición de Richard Wright, abogado de Mayweather, para que el púgil pueda cumplir con el contrato ya firmado, que lo obliga a subir al ring el 5 de mayo ante un rival sin determinarse aún.

Mayweather (42-0-0, 26 KOs) se declaró culpable de golpear a su ex novia Josie Harris, a quien también le robó su teléfono móvil y le amenazó a sus dos hijos pequeños en septiembre de 2010 durante una disputa entre ambos.

Al aceptar la responsabilidad del hecho, Mayweather, de 34 años, evitó penas mayores, pero aún así debe pasar tres meses en el Centro Correccional del Condado de Clark, en Las Vegas, donde ahora debe presentarse el 1 de junio.

Junto a la estancia tras las rejas, “Money” Mayweather debe asistir a un programa de rehabilitación contra la violencia doméstica durante 12 meses, realizar 100 horas de trabajo comunitario y pagar una multa de 2.500 dólares, una suma insignificante para los millones de dólares que ha ganado en sus combates.

También la sanción incluye los cargos por presuntamente golpear la cara a un guardia de seguridad en noviembre del propio 2010, cuando el boxeador intentaba aparcar su vehículo en un suburbio de Las Vegas.

Monarca superpluma, ligero, superligero, welter y superwelter, Mayweather en su más reciente combate ganó la corona welter del Consejo Mundial de Boxeo, al vencer por nocaut en el cuarto asalto al mexicano Víctor “Vicio” Ortíz.

Ortíz, quien peleará frente al estadounidense Andre Berto el 11 de febrero, pegó un cabezazo intencional al astro norteño y cuando el árbitro Joe Cortez hizo la advertencia, el azteca fue sorprendido con una combinación de golpes de Mayweather que lo pusieron en malas condiciones y obligaron a poner fin al pleito.

Comenta sobre este articulo