hanna pikLa campeona mundial costarricense Hanna Gabriels retuvo su faja de las 154 libras al vencer por nocaut técnico en el octavo asalto a la estadounidense Dakota Stone, en una pelea similar a una buena película … con un final inesperado y el árbitro Genaro “Gino” Rodríguez como actor principal en el Palacio de los Deportes, en Heredia.

Gabriels dominaba sin problemas el combate, cuando a pocos segundos de finalizar la octava manga, el encargado de impartir justicia detuvo las acciones y envió a la visitante a la esquina en medio de la sorpresa –primero- y la molestia posterior de su equipo de trabajo.

Después de un primer asalto de estudio, la costarricense dominó fácilmente el pleito y hasta puso en malas condiciones a su rival, 8 centímetros más alta, pero lenta y siempre fuera de distancia ante una contrincante que se movió a placer sobre el cuadrilátero.

Hanna tuvo buenos momentos en casi toda la pelea, especialmente en los asaltos cuatro, cinco y seis, luego tomó un aire en el sétimo y volvió fuerte en el octavo con varias combinaciones que hicieron tambalear a su ya herida rival, que también tenía un ojo casi cerrado.

La detención de las hostilidades tomó por sorpresa a la campeona defensora a su rival y las casi cuatro mil personas que llegaron a ver la pelea. Precisamente, Hanna tomó la palabra para pedir calma y anunciar que le daría la revancha a la norteamericana.

Con los ánimos más calmados, la campeona insistió en que le gustaría pelear de nuevo con Stone. “Es la rival más fuerte a la que he enfrentado”, afirmó a Zona de Boxeo.

Por su parte, el árbitro justificó su proceder e indicó que la esquina de la estadounidense al final entendió el fondo de la decisión. “La idea era que Dakota fuera para su casa y no para el hospital, de ahí que decidiera poner fin a las hostilidades”, acotó Rodríguez, quien tiene más de 80 peleas de campeonato en su expediente.

Sin embargo, la mayoría de los aficionados y nosotros aquí en Zona de Boxeo no compartimos la decisión pues nunca estuvo en peligro la integridad física de la visitante y hasta rescatamos lo que nos dice un gran conocedor del pugilismo “Dakota vino a pelear por un titulo mundial y le cortaron los mejores momentos a su presentación”.

Lo más indicado hubiera sido esperar la conclusión del octavo asalto y conversar con la esquina de Dakota, quien a esas alturas iba lastimada y debajo en las tarjetas de los jueces pero siempre respondiendo a los golpes de Gabriels y nunca con una guardia pasiva o recibiendo castigo a mansalva.

La velada comenzó con el triunfo de Carolina Arias, en su debut profesional, ante la mexicana Abigail Ramos, quien duró apenas un minuto y 23 segundos sobre el ring. En el segundo combate, Cristian Flores doblegó a Carlos Rivas y en el tercero el cubano Yoandris Salinas se impuso por amplia decisión unánime al nicaragüense Danny Euraso.

Luego vinieron dos duelos entre costarricenses y mexicanos, que se saldaron con los triunfos por la vía rápida de Berman Sánchez y Elvin Pérez frente a Francisco Dianzo y Genaro Trazancos, respectivamente.

Fue una velada en la que la esquina roja salió ganadora en todos los combates y Hanna Gabriels demostró carisma, humildad y sobre todo mucho talento sobre el ring, tanto que podemos decir que ha sido la mejor pelea de su carrera.

Comenta sobre este articulo